Nota del editor: Hoy hemos anunciado que Matt Hicks asumirá el papel de presidente y CEO de Red Hat, sucediendo a Paul Cormier, quien ocupará el cargo de presidente del directorio de Red Hat, Inc. Matt compartió el siguiente correo electrónico con los miembros de Red Hat. 

-

Hola a todos:

Cuando en 2006 me sumé como desarrollador al equipo de TI de Red Hat, donde trabajaba en la migración de aplicaciones Perl a Java, nunca imaginé que mi carrera me llevaría a este momento. Si hubiera seguido el rumbo inicial, si no me hubiera ofrecido para ciertos proyectos o no me hubiera animado a aportar ideas y formular preguntas, quizás no estaría aquí. Eso es lo que me gusta de Red Hat y lo que nos diferencia de otras empresas: nada está predeterminado; sólo nos limita nuestra propia pasión y nuestro empuje para contribuir y generar un impacto. Esto es cierto no sólo para nosotros como individuos, sino también como empresa.

Sin embargo, nuestro legado de éxito puede hacernos creer que, para Red Hat, esto es un hecho. A lo largo de los años, he aprendido mucho de Paul Cormier, pero lo que intento aportar a diario es que tendremos que luchar para alcanzar el éxito de Red Hat: no lo recibiremos de obsequio. Eso era cierto el día en que se creó Red Hat, lo es hoy y lo será mañana.

He trabajado con Paul durante más de una década y nunca lo he visto autocomplaciente ni darse por vencido. Entrega todo de sí a Red Hat cada día. Esa iniciativa siempre me ha motivado a mirar hacia adelante, hacia las posibilidades de Red Hat. Si hay algo que puedo garantizar es que, en su nueva función como Presidente del Directorio, Paul seguirá empujándonos hacia el éxito, algo que debemos estar siempre preparados para ganarnos.

Al asumir este cargo, me siento honrado, orgulloso y agradecido de servirles y contribuir a llevar a Red Hat a niveles incluso más altos. Tenemos una oportunidad increíble frente a nosotros y estoy ansioso por ayudar a aprovecharla. Mientras me preparaba para asumir el cargo de CEO, he pasado mucho tiempo reflexionando sobre lo que hace que Red Hat se destaque del resto. Hay tres valores que deseo que adoptemos o, en algunos casos, con los que anhelo que volvamos a comprometernos como miembros de Red Hat.

Pasión y respeto.

Estamos aquí porque creemos que Red Hat es capaz de resolver con el open source muchos de los grandes desafíos que plantea la industria y el mundo. Estamos aquí porque creemos que Red Hat puede empoderar a nuestros clientes para que innoven y resuelvan los retos de sus propios clientes con el open source. Solo podemos decir que el open source libera el potencial del mundo si esa afirmación va acompañada de nuestra pasión. Y así es.

El desarrollo open source siempre ha dado como resultado una innovación superior y más veloz porque reúne a personas con experiencias diversas que trabajan juntas para resolver un reto común y despertar nuevas ideas. Esto es Red Hat.

Estar a la altura de esa afirmación significa darlo todo cada día sin jamás ser autocomplacientes. Debemos empujarnos unos a otros constantemente, recordando en todo momento que formamos parte del mismo equipo. Debemos buscar e incluir activamente perspectivas nuevas y disímiles. Hacer preguntas, compartir ideas, debatir puntos de vista y cuestionar supuestos a medida que trabajamos para resolver problemas y encontrar las mejores soluciones juntos. Así es como se fortalecen las ideas.

El respeto va de la mano de la pasión y se desafían de manera constructiva. Si les apasiona tanto entender los aportes de otra persona como lo hacen sus propias ideas, lograr el respeto mutuo será fácil.

Red Hat es una empresa internacional con más de 20.000 empleados, cada cual con algo que contribuir y su propia perspectiva, unidos en el mismo equipo por una misión en común. Encaren cada interacción con curiosidad por entender al otro. Escuchen y respeten a los demás, aun cuando no estén de acuerdo. Ábranse a aprendizajes nuevos o a tener un punto de vista diferente, ya sea sobre una tecnología o una experiencia. Acepten que otros puedan ver obstáculos en sus ideas. Aprendan de ellos. Cuando sea necesario, estén dispuesto a cambiar de opinión.

He aprendido infinitamente más cuando me han contradicho y me han demostrado que estaba equivocado que cuando he tenido razón. El orgullo puede hacer que estos momentos sean difíciles de aceptar, pero debemos estar abiertos a ellos; no podemos dejar que la pasión nos ciegue. Cuando logramos dejar de lado nuestra mentalidad habitual, pueden surgir nuevas ideas.

Como miembros de Red Hat, estamos llamados a debatir ideas, no personas. Debatiremos de manera productiva aquellas ideas que nos permitan progresar, innovar y ofrecer soluciones transformadoras. No tenemos que estar de acuerdo en todo. A decir verdad, si traemos con nosotros esa pasión que mencioné, no deberíamos hacerlo. El aspecto abierto de la cultura de Red Hat nunca ha significado que trabajemos como una democracia, ni siquiera que logremos el consenso. Como empresa, debemos tomar decisiones rápidas que nos permitan aprovechar la oportunidad que se nos presenta. A veces, esto significa que expresarán sus ideas o pensamientos, que estarán en desacuerdo y que luego se comprometerán una vez que se haya tomado una decisión.

Independientemente del tema o la profundidad de nuestra pasión, siempre debemos aportar un nivel de respeto que nos ponga a todos en igualdad de condiciones.

Contribución y responsabilidad. 

Estar en igualdad de condiciones es lo que diferencia a Red Hat: cada uno de ustedes tiene el poder de influir en la empresa. Todos y cada uno de ustedes. Realmente creo que pueden ejercer influencia hasta si se desempeñan como pasantes.

En Red Hat, pueden influir en la empresa y tener un impacto a través de sus aportes y su participación. El cargo que posean no influye en el impacto que puedan tener. Necesitamos sus ideas, habilidades y experiencia. Todos están aquí por una razón y aportan algo único a Red Hat, sin importar su puesto. Pero deben compartirlo. Todos deben sentir que no sólo pueden, sino que necesitamos que participen, compartan ideas, se ofrezcan como voluntarios para proyectos y hagan su mayor esfuerzo. Acepten su rol y destáquense, pero nunca se sientan limitados por él.

Queremos que su contribución cuente. Deben ser responsables al realizar los aportes. Deben comprender nuestra estrategia y hacer contribuciones en su favor, no en su contra o en contra de los demás. La forma en que contribuyan es importante.

Contribuir no significa que sus ideas siempre vayan a tener éxito. Quiero que probemos cosas nuevas. También quiero que nos equivoquemos e incluso que a veces fracasemos. Este aspecto es importante porque significa que estamos siendo osados y saliendo de nuestra zona de confort. La clave está en siempre aprender y adaptarnos rápidamente para no volver a cometer el mismo error, y así poder avanzar más rápido en las áreas que sí están funcionando. No debemos quedarnos atrapados en el ciclo de intentar que algo funcione cuando no está dando resultados.

Si van a contribuir, deben cumplir a rajatabla. Una de las cosas que creo que me ha ayudado a lo largo de mi carrera es que no temo poner manos a la obra y hacer lo que sea necesario para hacer avanzar al equipo. Cuando era adolescente, trabajé en una panadería. Tenía un jefe llamado Alan que nos recordaba regularmente que "aquí todos sacamos la basura". Ningún trabajo era indigno: todos colaborábamos para hacer el trabajo. No importa qué cargo tengan en Red Hat, siempre deben estar dispuestos a sumarse y hacer el trabajo pesado. Red Hat se convirtió en Red Hat gracias a su espíritu luchador y debemos preservar esa mentalidad porque aquí todos sacaremos la basura (¡gracias, Alan!).

Desarrollar el potencial. 

También debemos seguir siendo curiosos. Sigan siendo curiosos del mundo que nos rodea, ávidos del siguiente reto y estén atentos al potencial que tal vez encuentren en lugares improbables. En las comunidades open source, existe un sistema sencillo para averiguar quiénes son los colaboradores más significativos; a menudo, no se trata de la persona más elocuente o la que uno esperaría.

Una y otra vez, me inspira el increíble potencial de las personas. He visto cómo contratamos a empleados sin experiencia en open source que luego se convirtieron en algunos de los ingenieros en open source más importantes del mundo. Arriesgarnos, ya sea con una persona o con un nuevo proyecto, será fundamental a medida que vayamos creciendo. Cuando contratemos, busquemos personas que contribuyan a la cultura, no que se ajusten a ella. Encuentren esa pasión, fomenten los aportes y hagamos de éste un lugar donde todos sean bienvenidos y puedan prosperar.

Adoptar estos valores nos dará la dinámica de equipo que necesitamos para triunfar. Pero también habrá que perfeccionar nuestro manual. Con todas las oportunidades que ofrece el mercado, sería fácil empezar a hacer más y más cosas para intentar captarlas.

En cambio, creo que estamos en el momento justo en nuestro viaje para simplificar. Hay poder en la simplicidad y la atención. Nuestra estrategia consiste en proveer nubes híbridas abiertas. Para hacerlo, debemos ofrecer las plataformas que faciliten el éxito del cliente, desde los entornos locales hasta los servicios en la nube y el borde. Perfeccionaremos nuestro manual hasta simplificar todo lo máximo posible y, con esa simplicidad, creo que podemos convertirnos en los mejores en todo lo que hagamos.

Como parte de esta simplificación, también quiero que revitalicemos la esencia del valor de Red Hat: lo que les damos a nuestros clientes que otros no pueden. Hacemos triunfar a nuestros clientes con software open source.

A veces nos detenemos después de la palabra “triunfar”, pero lo más importante es cuando dice "con software open source". Existe mucho software de código abierto en el mercado, que está mucho más saturado que al principio. Pero eso es porque estamos logrando lo que nos propusimos: mostrar el poder del open source para cambiar el mundo.

Hoy, el open source es, indiscutiblemente, el motor de la innovación de la industria del software y Red Hat es el líder del open source empresarial. Punto. Nadie lo hace mejor que nosotros. Seguiremos ganando merecidamente esa posición de respeto y nos esforzaremos por brindar la innovación open source que hace triunfar a nuestros clientes.

Estoy aquí para hacer el trabajo con ustedes. Pongamos manos a la obra, adoptemos estos valores y aprovechemos la oportunidad que tenemos por delante.

Matt.


About the author

Matt Hicks was named President and Chief Executive Officer of Red Hat in July 2022. In his previous role, he was Executive Vice President of Products and Technologies where he was responsible for product engineering for much of the company’s portfolio, including Red Hat® OpenShift® and Red Hat Enterprise Linux®. He is one of the founding members of the OpenShift team and has been at the forefront of cloud computing ever since.

Read full bio