Las empresas siempre han tenido que enfrentar muchos desafíos. Sin embargo, en la actualidad todo parece centrarse en tres aspectos: velocidad, velocidad y más velocidad. Todo gira en torno a desarrollar, distribuir, comercializar y ajustar las aplicaciones con agilidad según sea necesario.

Para lograr que los procesos sean lo más veloces posible, es necesario aumentar al máximo la productividad de los desarrolladores. Sin embargo, no podrán conseguirlo si carecen de las herramientas necesarias, si tienen que esperar a que alguien más configure sus entornos o si deben aprender a usar un entorno totalmente nuevo, lo cual resulta bastante molesto. Muchos consideran que la nube es la solución para todos estos problemas.

Obtenga la tecnología que desea sin tantas complicaciones

Los servicios de nube gestionados (es decir, las funciones que se alojan y administran en este tipo de entorno) hacen una clara distinción entre las características que ofrece el servicio y el esfuerzo que supone gestionarlo. Si lo analizamos desde el punto de vista de los equipos de desarrollo que trabajan bajo presión, estos servicios ofrecen lo mejor de ambos mundos, ya que permiten adoptar nuevas tecnologías sin tener que lidiar con las dificultades que implica adquirir sistemas de hardware, gestionar el tiempo de actividad o actualizar el software.

Otra ventaja es que los servicios de nube se pueden utilizar casi de inmediato, así que no necesita esperar a que se instalen o configuren. Y la cereza del pastel es que a la larga también le resultará más rentable, ya que solo pagará lo que utilice. La era de los sistemas de software sin usar, conocidos como "shelfware", llegó a su fin.

Hay muchos servicios como este en el mercado, algunos los ofrecen los proveedores de nube y otros, empresas como la nuestra. Lejos de ser una competencia, nos complementamos bastante bien, ya que ofrecemos una experiencia diferente.

Red Hat busca brindar uniformidad en todos los entornos de nube híbrida, lo cual resulta favorable para los principales proveedores de servicios de nube, quienes ofrecen recursos e infraestructuras de nube a gran escala. A fin de cuentas, lo único que quieren es vender nubes, y mientras más opciones tengan los usuarios, más aumentará el consumo.

¿Qué servicio de nube gestionado se adapta mejor a su entorno?

La flexibilidad y la velocidad son otros dos aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de elegir un servicio de nube. Por un lado, algunos equipos prefieren tener acceso a todos los elementos y controladores para abordar los casos prácticos de edge computing, y aplicar todo lo que saben sobre el funcionamiento interno de los servicios.

Por el otro, hay equipos que no quieren conocer los detalles y prefieren que un tercero con experiencia tome ciertas decisiones, de manera que ellos puedan centrarse en desarrollar aplicaciones empresariales. En Red Hat, desarrollamos productos de autogestión para el primer grupo, y servicios de nube gestionados para el segundo.

Veamos algunos detalles:

  • Plataformas de contenedores: Kubernetes se impuso como la tecnología subyacente preferida, pero diseñar la pila y gestionarla no es nada fácil. Se trata de una solución potente cuya administración puede resultar extremadamente complicada. En Red Hat, ofrecemos servicios de nube gestionados con configuraciones bien pensadas, y nos encargamos de tomar ciertas decisiones fundamentadas sobre los entornos y el ecosistema. Nuestro objetivo con estos servicios de nube es simplificar al máximo el uso de tecnologías como Kubernetes.

  • Servicio de gestión de las API: nuestros usuarios, por ejemplo, no pueden seleccionar la base de datos subyacente. En la mayoría de los casos, no quieren hacerlo y prefieren que alguien más se encargue de ello. 

  • Servicio de transmisión de datos: quienes han utilizado Apache Kafka saben que para diseñar aplicaciones no solo se necesita un broker, sino también interfaces, indicadores, servicios de supervisión y análisis, conectores y mucho más. Tomamos decisiones fundamentadas sobre los proyectos que vamos a incluir y la manera en la que lo haremos. Aprovechamos nuestra experiencia para simplificar y optimizar el uso de Kafka.

Ventajas para todo el equipo

Si bien los desarrolladores son los principales usuarios de los servicios de nube, estos también ofrecen beneficios para otros miembros de la empresa. Por un lado, los especialistas de operaciones de TI los utilizan para reducir la complejidad que supone configurar estas tecnologías. Por el otro, los líderes de la línea de negocios, a quienes les interesa lograr resultados empresariales con rapidez y menos costos, reconocen que si los equipos de desarrollo y operaciones de TI están contentos y son productivos, pueden obtener más resultados en menos tiempo.

Son muchos los equipos que buscan desarrollar aplicaciones nuevas y modernizar las actuales, así que la única duda ahora es cómo lograrlo. Otro aspecto positivo de los servicios de nube es que están listos para usarse. Tan solo debe conectarlos y probarlos; no es necesario que los instale, los aloje ni los configure. Personalmente, creo que lo mejor es comenzar con un servicio de nube básico, como Red Hat OpenShift API Management o Red Hat OpenShift Streams for Apache Kafka.

Ahora solo queda ponernos a trabajar.


About the author

Coco Jaenicke is the Director of Product Marketing of the Application Services business unit at Red Hat, focusing on managed application services. She has more than 25 years of experience working with enterprise infrastructure software, and despite two engineering degrees has migrated to the dark side of marketing.

Read full bio