Iniciar sesión / Registrar Cuenta

Cloud computing

Diferencias entre IaaS, PaaS y SaaS

Jump to section

En general, el término "como servicio" hace referencia a un servicio de cloud computing que presta un tercero, de modo que usted pueda enfocarse en lo que considere más importante, como el código y las relaciones con los clientes. Cada tipo de cloud computing le deja menos infraestructura on-premise para gestionar. 

La infraestructura de TI on-premise conlleva el mayor nivel de responsabilidad para usted como usuario y administrador. Cuando todos sus sistemas de hardware y software están on-premise, su equipo y usted son los encargados de gestionar, actualizar y reemplazar cada elemento cuando sea necesario.El cloud computing, en cambio, permite asignar una, varias o todas las secciones de la infraestructura para que las gestione un tercero, y usted pueda enfocarse en otras cosas.

Hay tres tipos principales de opciones de cloud computing como servicio, y cada uno cubre cierto grado de gestión: la Infraestructura como servicio (IaaS), la Plataforma como servicio (PaaS) y el Software como servicio (SaaS).

En este artículo describiremos cada modelo, sus ventajas y cómo puede utilizar uno o todos para diseñar un entorno de cloud computing que se adapte a sus necesidades. También veremos algunos ejemplos de cada uno para que pueda comprenderlos mejor.


IaaS

La Infraestructura como servicio (IaaS) se aleja un poco de la infraestructura on-premise. Se trata de un servicio de pago según el consumo, donde un tercero le presta los servicios de infraestructura, como el almacenamiento y la virtualización, cuando los necesita, a través de la nube o de Internet. 

Como usuario, usted es responsable del sistema operativo y de todos los datos, las aplicaciones, el middleware y los tiempos de ejecución; pero el proveedor le brinda acceso a la red, a los servidores, a la virtualización y al almacenamiento que necesite, y administra esos recursos por usted. 

No necesita mantener ni actualizar su propio centro de datos local, ya que él se encarga de hacerlo. En cambio, usted accede a la infraestructura y la controla a través de una interfaz de programación de aplicaciones (API) o de un panel. 

La IaaS le ofrece la flexibilidad para adquirir solamente los elementos que necesita y adaptarlos a sus necesidades. Dado que los gastos generales son bajos y no genera costos de mantenimiento, es una opción muy asequible. 

Se podría usar la IaaS como una forma rápida y flexible de crear y desmontar entornos de prueba y de desarrollo. Puede utilizar únicamente la infraestructura que necesite para diseñar el entorno de desarrollo y ampliarlo o reducirlo durante el tiempo que sea necesario. Una vez que termine, puede detenerse y pagar solo por lo que utilizó. 

Las principales desventajas de la IaaS son los posibles problemas de seguridad del proveedor, los sistemas multiempresa donde el proveedor debe compartir los recursos de infraestructura con varios clientes y la confiabilidad del servicio. Pero si elige un proveedor confiable, con una reputación y un historial sólidos, podrá evitar dichos inconvenientes. 

Algunos ejemplos de IaaS son los proveedores de nube pública como AWS, Microsoft Azure y Google Cloud.


PaaS

La plataforma como servicio (PaaS) se aleja un poco más de la gestión total de la infraestructura on-premise. En este caso, el proveedor aloja el hardware y el software en su propia infraestructura y ofrece la plataforma al usuario como una solución integrada, una pila de soluciones o un servicio a través de Internet.

Una PaaS permite al usuario desarrollar, ejecutar y gestionar sus propias aplicaciones sin tener que diseñar ni mantener la infraestructura ni la plataforma que, por lo general, se relaciona con el proceso. Todo esto es especialmente útil para los desarrolladores y los programadores. 

Usted escribe el código y diseña, implementa y gestiona las aplicaciones en un entorno que le proporciona un tercero, lo cual le evita la complicación de tener que actualizar el software o mantener el hardware. 

Con la PaaS, los desarrolladores pueden crear un marco a partir del cual diseñan y personalizan sus aplicaciones basadas en la Web. También pueden utilizar elementos de software incorporados para desarrollar las aplicaciones, y así reducir la cantidad de código que deben escribir ellos mismos.

Algunos ejemplos de PaaS son AWS Elastic Beanstalk, Heroku y Red Hat OpenShift.


SaaS

El software como servicio (SaaS), también conocido como servicios de aplicaciones en la nube, es la más completa de las opciones de cloud computing. Ofrece una aplicación integral que gestiona el proveedor, a través de un explorador web. 

Este se encarga de las actualizaciones, las correcciones de errores y el mantenimiento general del software, mientras que el usuario se conecta a la aplicación a través de un panel o una API. El software no se instala en los equipos individuales, y el acceso del grupo al programa es más fácil y confiable. 

Si tiene una cuenta de correo electrónico con un servicio basado en la Web, como Outlook o Gmail, ya está familiarizado con un estilo de SaaS: puede iniciar sesión en su cuenta y acceder a su correo electrónico desde cualquier computadora y en cualquier lugar. 

Es una excelente opción para las pequeñas empresas que no tienen el personal o el ancho de banda necesarios para encargarse de la instalación del software y sus actualizaciones, así como para las aplicaciones que no requieren mucha personalización o solo se utilizarán de forma periódica. 

Sin embargo, el ahorro en tiempo y mantenimiento que ofrece el SaaS podría suponer un costo en términos de control, seguridad y rendimiento; por eso es importante elegir a un proveedor confiable.

Algunos ejemplos de SaaS son Dropbox, Salesforce, Google Apps y Red Hat Insights


IaaS, PaaS y SaaS con Red Hat

Red Hat ofrece opciones de IaaS, PaaS y SaaS que puede combinar para formar un entorno de cloud computing con la infraestructura, la plataforma y las aplicaciones que necesite, sin las respectivas complicaciones y distracciones. 

Entre los productos de infraestructura de nube de Red Hat se incluyen: Red Hat OpenStack® Platform, Red Hat Virtualization, Red Hat Satellite, Red Hat Ceph Storage y Red Hat OpenShift, nuestra plataforma de organización en contenedores.

Red Hat Marketplace simplifica la adquisición y la gestión del software empresarial, ya que ofrece la implementación automatizada de sistemas de software certificados en todos los clústeres de Red Hat OpenShift.

Nuestras soluciones como servicio son tecnologías open source y cuentan con nuestro soporte galardonado y más de 25 años de experiencia e innovación colaborativa. Gracias a Red Hat, puede coordinar el personal, los procesos y las tecnologías para diseñar, implementar y gestionar las aplicaciones listas para la nube, y para el futuro. 

Implemente una estrategia de nube híbrida exitosa de la mano de Red Hat

  1. * La marca denominativa OpenStack® y el logotipo de OpenStack son marcas comerciales/marcas de servicio registradas o marcas comerciales/marcas de servicio de OpenStack Foundation en Estados Unidos y en otros países, y se utilizan con el permiso de OpenStack Foundation. No estamos afiliados a OpenStack Foundation ni a la comunidad de OpenStack, ni tampoco gozamos de su respaldo ni de su patrocinio.