Iniciar sesión / Registrar Cuenta

DevOps

¿Qué es la gestión del ciclo de vida de las aplicaciones (ALM)?

Jump to section

La gestión del ciclo de vida de las aplicaciones (ALM) involucra a las personas, las herramientas y los procesos que gestionan el ciclo de vida de una aplicación desde que se diseña hasta que deja de estar disponible. 

La ALM está compuesta por varias disciplinas que solían estar divididas por los procesos de desarrollo heredados, como el método de desarrollo en cascada. Entre ellas se incluyen la gestión de proyectos, el manejo de requisitos, el desarrollo de software, las pruebas y el control de calidad, la implementación y el mantenimiento. 

La gestión del ciclo de vida de las aplicaciones respalda los enfoques de desarrollo ágiles y de DevOps, ya que integra las disciplinas y permite que los equipos colaboren con mayor eficiencia para su empresa. 

La adopción de la ALM también lleva a la distribución permanente de los sistemas de software y las actualizaciones con lanzamientos frecuentes, a veces incluso varios en un solo día, en contraposición con el lanzamiento de versiones nuevas cada ciertos meses o una vez al año.

La gestión del ciclo de vida de las aplicaciones brinda un marco para el desarrollo de software y permite gestionar sus sistemas a lo largo del tiempo. Las prácticas de ALM implican un plan ligero y previamente establecido y una serie requisitos para transformar una idea en una aplicación. 

Para abordar el desarrollo de software con la ALM, debe tener en cuenta toda la vida útil de la aplicación, el mantenimiento, las actualizaciones futuras y el momento en el que será necesario retirar y reemplazar la aplicación. 

La ALM combina todas estas piezas y permite agilizar las implementaciones, mejorar la visibilidad sobre su flujo de trabajo, generar productos de mayor calidad y aumentar la satisfacción de los desarrolladores.

 

Etapas de la ALM

La ALM brinda visibilidad del proceso de desarrollo. Dado que se trata de un proceso integrado, usted podrá ver el progreso, los pasos pendientes, el tiempo que demoran los procesos, las pruebas completadas y mucho más.

Control de aplicaciones

El control describe las decisiones que se toman sobre una aplicación. El proceso de crear una aplicación comienza con una idea inicial y el análisis de cómo se relaciona la aplicación con sus necesidades y objetivos empresariales.

Esto contribuye con los requisitos de la aplicación nueva, que deben definirse y acordarse en la etapa de control. 

El manejo de los recursos, los datos y la seguridad, y el acceso de los usuarios son elementos adicionales del control de la aplicación. 

La estandarización de estos procesos permite automatizar el control, lo cual agilizará la distribución de las aplicaciones.

Desarrollo de aplicaciones

Una vez que se hayan detallado y acordado los requisitos de la aplicación o la actualización, se podrá dar inicio al desarrollo. Los equipos con una metodología ágil pueden ejecutar tareas de desarrollo e implementación una o varias veces al día. 

Los procesos de diseño, creación, prueba e implementación de las aplicaciones forman parte de la etapa de desarrollo.

Prueba del software

Una vez que se desarrolla la aplicación nueva, se deben realizar pruebas para corregir los errores antes de avanzar a la etapa de producción. 

Para los equipos ágiles y de DevOps, la etapa de prueba es simultánea a la de desarrollo.El equipo de desarrollo debe recibir comentarios de forma permanente. 

Para evitar que estas actualizaciones frecuentes entren en conflicto, es necesario que la integración continua forme parte del proceso de desarrollo. 

El objetivo de la etapa de prueba es garantizar que se cumplan los requisitos detallados en el control y que la aplicación funcione correctamente antes de ponerla a disposición de los usuarios.

Operaciones y mantenimiento

Después de completar las pruebas y corregir los errores, la aplicación está lista para su lanzamiento a los usuarios. 

La etapa de operaciones y mantenimiento permite que la ALM se centre en la vida útil total de la aplicación. Las operaciones no finalizan una vez que se implementa la aplicación, por lo que se deben tener en cuenta las tareas de mantenimiento y las actualizaciones periódicas. 

Dentro del mantenimiento, también se incluye el proceso de retirar una aplicación o un servicio del mercado. Los equipos deben definir en qué momento se dejará de admitir la aplicación o cuándo estará disponible una versión más actualizada.

Diferencias entre la ALM y el SDLC

La gestión del ciclo de vida de las aplicaciones (ALM) se suele confundir con el ciclo de vida de desarrollo de software (SDLC), ya que ambos se ocupan del proceso de desarrollo de software. La diferencia más importante es que el SDLC se concentra en la etapa de desarrollo, mientras que la ALM se ocupa de todo el ciclo de vida de la aplicación, desde el concepto hasta el mantenimiento y su eventual retiro del mercado, y continúa incluso después de que se desarrolle la aplicación. 

Se puede considerar que el ciclo de vida de desarrollo de software forma parte de la gestión del ciclo de vida de la aplicación, principalmente durante las etapas de desarrollo, prueba e implementación. La ALM puede incluir varios ciclos de vida de desarrollo para una aplicación determinada.

 

Herramientas de gestión del ciclo de vida de las aplicaciones

Las herramientas de ALM funcionan principalmente como herramientas de gestión de proyectos que permiten unir a las personas con los procesos. Busque una herramienta que incluya el control de versiones, la posibilidad de comunicación instantánea entre los equipos, funciones de gestión de los requisitos, estimación y planificación de proyectos, gestión del código fuente y gestión de las pruebas.

Es posible que encuentre todas las funciones que necesita en una sola herramienta, o tal vez deba incorporar herramientas adicionales, como las específicas para los desarrolladores. La herramienta de ALM que elija debe ser capaz de respaldar su proceso de desarrollo, ya sea ágil, en cascada, de DevOps o de cualquier otro tipo.

Ejemplos de herramientas de ALM:

  • Atlassian Jira
  • Soluciones de ALM de IBM
  • CA Agile Central
  • Azure DevOps Server de Microsoft
  • Tuleap
  • Basecamp

 

Tecnología empresarial para respaldar la ALM

La ALM es compatible con un enfoque de DevOps, que va de la mano con los contenedores de Linux®. Los contenedores brindan a su equipo la tecnología subyacente necesaria para un estilo de desarrollo nativo de la nube, y respaldan un entorno unificado para el diseño, la distribución, la integración y la automatización.

Por otro lado, Kubernetes es la forma moderna de automatizar las operaciones de los contenedores de Linux. Le permite gestionar los clústeres que ejecutan estos contenedores en todas las nubes públicas, privadas o híbridas con facilidad y eficiencia.

Red Hat® OpenShift® es una plataforma Kubernetes para las empresas que ofrece a los equipos de desarrollo y operaciones una plataforma común y un conjunto de herramientas que sirven de base para el diseño, la implementación y la gestión de aplicaciones en contenedores en cualquier infraestructura, para que usted pueda alcanzar sus objetivos de gestión del ciclo de vida de las aplicaciones. 

Las herramientas que necesita para la gestión de las aplicaciones

Red Hat OpenShift product logo

Plataforma de contenedores de Kubernetes empresarial con operaciones automatizadas integrales para gestionar implementaciones de nube híbrida y multicloud. 

Red Hat Ansible Automation

Tecnología de automatización de la TI sencilla y sin agentes que le permite mejorar los procesos actuales, migrar las aplicaciones para aumentar la optimización y proporcionar un solo lenguaje para las prácticas de DevOps en toda la empresa.

DevOps tiene mucho más que ofrecer