Iniciar sesión / Registrar Cuenta

Tema

El concepto del edge computing para las telecomunicaciones

Jump to section

Para muchos de los proveedores de servicios de telecomunicaciones, la adopción del edge computing se vuelve una prioridad a medida que modernizan sus redes y buscan nuevas fuentes de ingresos. En concreto, muchos de los proveedores de servicios trasladan las cargas de trabajo y los servicios de la red central (en los centros de datos) al extremo de ella; es decir, alrededor de los puntos de presencia y las oficinas centrales.

Una de las principales ventajas del edge computing es que reduce en gran medida los efectos de la latencia en las aplicaciones. Esto permite que las aplicaciones y los servicios nuevos en la red puedan aprovechar la disminución de la latencia y mejorar la experiencia de las aplicaciones actuales, en especial después de los avances en la tecnología 5G.

Las aplicaciones y los servicios que los clientes de las empresas de telecomunicaciones desean utilizar en las redes periféricas son clave para generar ingresos. Sin embargo, el éxito depende de la creación del ecosistema adecuado y de la coordinación entre las partes interesadas y los partners tecnológicos.

Los proveedores de servicios de telecomunicaciones, en particular, tienen la credibilidad, las habilidades y las relaciones necesarias para aprovechar estas oportunidades y generar ingresos en el mercado del edge computing. A medida que desarrollen plataformas y servicios que puedan aprovechar la conectividad ubicua y de gran ancho de banda del edge computing, sus clientes estarán mejor posicionados para satisfacer las demandas en áreas determinadas, como la prestación de servicios de salud, la respuesta ante emergencias, la eficiencia en el proceso de fabricación, la congestión del tráfico y la seguridad laboral.

Desafío: modernización de las redes de telecomunicaciones

Los proveedores de telecomunicaciones se enfrentan a desafíos complejos que impulsan la modernización de sus redes. Entre ellos se encuentran poder procesar y almacenar los datos más cerca de los usuarios y los dispositivos para simplificar las operaciones de red; aumentar la flexibilidad, la disponibilidad, la eficiencia, la fiabilidad y la escalabilidad; disminuir la latencia; y mejorar los tiempos de respuesta de las aplicaciones.

Para mejorar la flexibilidad, las empresas de telecomunicaciones pueden optimizar e integrar las cargas de trabajo que consisten en máquinas virtuales, contenedores y nodos sin sistema operativo que ejecutan funciones de red, transmisión de video, juegos, inteligencia artificial y aprendizaje automático (IA/ML) y aplicaciones importantes para la empresa.

La naturaleza distribuida del edge computing es lo que permite mejorar tanto la disponibilidad como la resistencia de este tipo de empresas. Si una función o una aplicación común se ejecuta de forma local en sitios del extremo de la red, los errores en cierta ubicación no afectarán la disponibilidad en las demás. En cambio, con una solución centralizada, una interrupción tendría un impacto mayor en todas las ubicaciones donde se presta el servicio. Las empresas de telecomunicaciones también pueden mejorar la capacidad de resistencia. Cuando se produce algún error en una función o aplicación de una determinada ubicación, los recursos de los sitios de nube del extremo de la red cercanos pueden hacer un backup mientras esta se recupera, lo cual reduce o elimina cualquier interrupción.

Las empresas de telecomunicaciones también tienen que gestionar los complejos requisitos de cumplimiento de la soberanía de la información, que restringen el traslado y el almacenamiento de los datos procesados de manera local en el extremo de la red, tanto en las fronteras estatales como nacionales. Y dado que la cantidad de datos que se genera aumenta rápidamente, las empresas deben distribuir la potencia informática al extremo de la red para aumentar la capacidad de ajuste. Esto reduce los costos de ancho de banda y la sobrecarga en las redes, las conexiones y los centros de datos principales.

Solución: virtualización de las funciones de red

Gracias a la virtualización de las funciones de red, las empresas de telecomunicaciones pueden separar las funciones del hardware, lo que permite que se utilicen servidores estándar para funciones que antes requerían un hardware propietario costoso. El desarrollo de contenedores de Linux y las prácticas de desarrollo en la nube han aumentado las posibilidades de que las empresas de telecomunicaciones aíslen las funciones del hardware para modernizar sus redes.

En pocas palabras, la virtualización de las funciones de red (NFV) consiste en aplicar los principios de la virtualización de la TI empresarial al caso de uso de las funciones de red. Así como la virtualización permite que se ejecuten varios tipos de tareas en un servidor determinado, la NFV permite que las funciones de red se ejecuten en servidores estándar, ya que las aísla en el software.

Los contenedores también aíslan las funciones del hardware, pero lo hacen con una sobrecarga informática y de memoria mucho menor que las máquinas virtuales. Además, es posible cancelar su asignación o trasladarlos con mayor facilidad. Esto se logra empaquetando una aplicación y todos los archivos necesarios para ejecutarla en un contenedor, en lugar de empaquetar también un sistema operativo distinto, como suele ocurrir en una máquina virtual.

En resumen, con las aplicaciones de las funciones de red, ya sean máquinas virtuales o contenedores, los operadores de red no necesitan tener un hardware específico y, por lo general, propietario, para cada función de la red. La NFV mejora la escalabilidad y la agilidad, pues permite que los proveedores ofrezcan nuevos servicios y aplicaciones de red según se soliciten, utilizando el hardware informático disponible.

 

Solución: redes de acceso por radio abiertas (RAN)

Las redes de acceso por radio abiertas (RAN) son puntos de conexión fundamentales entre los dispositivos de los usuarios finales y el resto de la red de un operador. Representan importantes gastos generales de red, realizan un procesamiento intensivo y complejo y se enfrentan a un aumento rápido de la demanda a medida que surgen más casos de uso de 5G y edge computing para los clientes de las empresas de telecomunicaciones.

Así como la virtualización de las funciones de red ha permitido que este tipo de empresas modernicen sus redes, también se pueden aplicar principios similares a la RAN. Esto es muy importante, ya que el futuro del sector se centra en la transición a la tecnología 5G. De hecho, la transformación en curso de la red 5G suele depender de la virtualización de la RAN (vRAN), y se asume cada vez más que está basada en los contenedores y que nace en la nube. 

A través de las RAN abiertas, las empresas de telecomunicaciones pueden simplificar las operaciones de red y mejorar la flexibilidad, la disponibilidad y la eficiencia, al mismo tiempo que prestan sus servicios a una cantidad cada vez mayor de dispositivos y aplicaciones que consumen un gran ancho de banda. Por lo general, este tipo de soluciones creadas en la nube y basadas en contenedores ofrecen más beneficios que las soluciones de máquinas virtuales, como costos más bajos, mayor facilidad de actualización y modificación, posibilidad de ampliarse horizontalmente y menos dependencia de los proveedores.

 

Solución: edge computing multiacceso (MEC)

Cuando un proveedor de servicios acerca las cargas de trabajo móviles a los usuarios finales, aumentando el rendimiento y reduciendo la latencia, se puede considerar que ofrece un nuevo tipo de arquitectura móvil. Esta arquitectura, denominada edge computing móvil o multiacceso (MEC), proporciona un entorno de servicio de aplicaciones para los clientes de las empresas de telecomunicaciones en el extremo de la red móvil, más cerca de los usuarios móviles.

Como resultado, la MEC posibilita que los desarrolladores de aplicaciones y los proveedores de contenido puedan acceder a la RAN, lo que les permite utilizar el edge computing no solo en la aplicación, sino también en las funciones de red y el procesamiento de información.

El enfoque de Red Hat sobre el edge computing para las empresas de telecomunicaciones

La implementación de soluciones de edge computing según sea necesario presenta sus propios desafíos para los proveedores de telecomunicaciones. Por ejemplo, aunque desde el punto de vista técnico (y con el enfoque adecuado) las tecnologías de edge computing pueden gestionarse utilizando las mismas herramientas y procesos implementados en la infraestructura centralizada, surgen nuevas necesidades de automatizar la preparación, la gestión y la organización de cientos (a veces decenas de miles) de sitios con muy poco personal de TI, o sin él. 

Más allá de esto, los niveles del edge computing tienen diferentes requisitos, como el tamaño del espacio del hardware, los entornos físicos complejos y el costo. Por lo general, ningún proveedor puede ofrecer una solución integral, lo que hace que la interoperabilidad entre los elementos de varios proveedores sea un factor clave para tener éxito.

Para ayudar a las empresas a planificar, adoptar e implementar la transformación tecnológica necesaria para mantener la competitividad en el mercado actual, Red Hat ha extendido nuestras soluciones de nube híbrida abierta hacia el extremo de la red con nuestras plataformas Red Hat Enterprise Linux (RHEL) y OpenShift. Estas funciones incluyen la creación de imágenes de tamaño reducido y opciones de topología para las implementaciones en el extremo de la red, la replicación remota de dispositivos para aplicar las actualizaciones en los ciclos de alimentación y reinicios del sistema (lo que limita el downtime), las actualizaciones inalámbricas para los dispositivos de baja conectividad y las restauraciones inteligentes para ayudar a prevenir el downtime cuando las actualizaciones causan problemas de producción.

¿Por qué conviene elegir Red Hat?

Además de lo mencionado, OpenShift ahora brinda más opciones para que las empresas de telecomunicaciones puedan adoptar implementaciones en el extremo de la red. Para lograrlo, ofrece soporte adicional para los nodos de trabajo remoto y generación de eventos, que permiten ubicar los nodos de trabajo individuales en sitios remotos que pueden gestionarse a través de nodos centralizados (como los centros de datos). Gracias a estas funciones, nuestro ecosistema cada vez más grande de partners de edge computing, que incluye a Samsung y NVIDIA, se consolida en varios casos de uso empresariales, como la IA y la 5G. También amplían nuestra gran variedad de entornos compatibles, lo cual incluye las principales nubes públicas y diferentes arquitecturas de centros de datos.

Las soluciones de edge computing incluyen una serie de tecnologías que abarcan múltiples plataformas de hardware y software. Y aunque muchos proveedores brindan soluciones de edge computing que solo funcionan en su pila o plataforma, el enfoque open source de Red Hat ofrece RHEL, como el sistema operativo optimizado para el extremo de la red; OpenShift, como la plataforma de contenedores para el extremo de la red; y Red Hat Advanced Cluster Management (ACM), como el plano de control de múltiples clústeres. Esta cartera de productos se centra en la capacidad de gestionar el extremo de la red con la ayuda de una función que no requiere su intervención ni presencia, y de la interoperabilidad, que impide la dependencia de un solo proveedor. Esto, a su vez, le da la libertad para mezclar y combinar los elementos necesarios de terceros y diseñar una solución de mejor calidad y más personalizada. 

Nuestras soluciones open source ayudan a respaldar los cambios en las redes centrales y los sistemas de soporte con simplicidad, flexibilidad, escalabilidad y seguridad mejorada y, además, funcionan en todas las nubes públicas y el hardware informático pertinentes. Asimismo, trabajamos con un amplio ecosistema tecnológico y comunitario para satisfacer las necesidades de nuestros clientes y sus entornos únicos.

Las herramientas que necesita para una plataforma de edge computing

Sistemas de software empresariales de Red Hat que pueden implementarse en cualquier tipo de hardware, lo cual le permite destinar la cantidad adecuada de potencia informática al lugar correcto.

Red Hat Enterprise Linux

La base sólida para todas las implementaciones de nube híbrida, con el soporte para las plataformas de hardware más importantes y para miles de aplicaciones.

Red Hat OpenShift

Plataforma de contenedores y Kubernetes para implementar las aplicaciones desarrolladas en la nube con mayor rapidez.

Todavía queda mucho material sobre el edge computing para las empresas de telecomunicaciones