Buscar

Español

Iniciar sesión Cuenta

Iniciar sesión / Registrar Cuenta

Websites

El Internet de las cosas

¿Qué es el Internet de las cosas (IoT)?

En términos simples, el Internet de las cosas (IoT) hace referencia a la tendencia constante de conectar todo tipo de objetos físicos al Internet, especialmente aquellos que quizá ni se imagina. Puede ser cualquier tipo de elemento, desde objetos domésticos comunes, como los refrigeradores y las bombillas; recursos empresariales, como las etiquetas de envío y los dispositivos médicos; hasta elementos portátiles sin precedentes, dispositivos inteligentes e incluso ciudades inteligentes que solo existen gracias al IoT.

Para ser más específicos, el término IoT hace referencia a los sistemas de dispositivos físicos que reciben y transfieren datos a través de redes inalámbricas sin la intervención humana. Lo que lo hace posible es la integración de dispositivos informáticos sencillos con sensores en todo tipo de objetos. Por ejemplo, un "termostato inteligente" ("inteligente", por lo general, significa "IoT") recibe datos de la ubicación de su automóvil inteligente mientras conduce, y los utiliza para ajustar la temperatura de su casa antes de que llegue. Esto se logra sin su intervención y genera el resultado es mejor que si tuviera que ajustar la temperatura manualmente antes de salir o al regresar.

Un sistema de IoT tradicional, como el hogar inteligente descrito anteriormente, funciona enviando, recibiendo y analizando datos de forma permanente en un ciclo de retroalimentación. Según el tipo de sistema de IoT, las personas o la inteligencia artificial y el aprendizaje automático (AI/ML) pueden llevar a cabo el análisis casi de inmediato o en cierto tiempo. Piense otra vez en el ejemplo del hogar inteligente. Para predecir el momento óptimo para controlar el termostato antes de que llegue a casa, su sistema de IoT puede conectarse a la API de Google Maps para obtener información sobre los patrones de tráfico en tiempo real de su área, y puede utilizar los datos sobre sus hábitos de conducción que el automóvil recopila a largo plazo. Además, las empresas de servicios públicos pueden analizar los datos de IoT que recopilan de los clientes que tienen termostato inteligente, con el fin de optimizar el sistema a mayor escala.

Los consumidores ponen atención al avance tecnológico que implica el IoT cuando se habla de los riesgos de confidencialidad y seguridad inherentes a las tecnologías como los relojes inteligentes portátiles. Si piensa adoptar un proyecto de IoT en la empresa, es importante entender la perspectiva del consumidor, sobre todo si el usuario final es el público en general. Pero seguramente también querrá saber sobre el IoT desde la perspectiva de los casos de uso empresariales.

IoT empresarial

Desde la perspectiva de la TI empresarial, las soluciones del IoT permiten que las empresas mejoren sus sistemas actuales y diseñen puntos de conexión completamente nuevos para los clientes y los partners. Sin embargo, también generan nuevos desafíos para la TI. El volumen de datos que un sistema de dispositivos inteligentes es capaz de producir es impresionante; de ahí el nombre "big data". Pero integrar el big data a los sistemas actuales y configurar el análisis para actuar en consecuencia puede ser complicado. Además, la seguridad del IoT es un aspecto fundamental que debe considerarse a la hora de decidir cuán abierta debe ser una plataforma de IoT. Aun así, para muchas empresas el IoT ha demostrado que vale la pena el esfuerzo. Es posible encontrar casos de uso empresariales exitosos en casi todos los sectores.

Ejemplos de IoT empresarial

IoT industrial (IIoT): imagínese el ciclo de vida de la maquinaria pesada que se utiliza en las obras en construcción. Con el tiempo, las personas que operan los equipos los someten a distintos niveles de esfuerzo, así que es de esperarse que haya averías debido a una gran variedad de razones durante las operaciones. Ahora, considere la implementación de sensores especializados en las partes de la maquinaria que son más propensas a las roturas y al uso excesivo. Los sensores no solo se utilizan para realizar un mantenimiento predictivo y mejorar el desempeño de las personas (ejemplo de recopilación y análisis de datos en tiempo real), sino también para transferir los datos a la fábrica, para que los ingenieros mejoren los diseños de los modelos nuevos (ejemplo de análisis de datos a largo plazo).

IoT en la agricultura: el IoT ha revolucionado la agricultura de varias formas, incluso a través del uso de sensores de humedad. Con la instalación de una serie de sensores de humedad en los campos, los agricultores ahora pueden recibir datos más precisos y predecir cuándo regar los cultivos. Es más, los sensores de humedad se conectan a las aplicaciones de IoT que controlan la maquinaria de riego en sí y la activan automáticamente en función de los datos de los sensores, sin necesidad de intervención humana.

IoT en la logística y el transporte: una de las primeras implementaciones de IoT en el sector de la logística y el transporte consistió en etiquetar contenedores de envío con dispositivos de identificación por radiofrecuencia (RFID). Estas simples etiquetas almacenan datos digitales que un lector puede registrar a través de ondas de radio, siempre y cuando la RFID se encuentre a una cierta distancia de un lector. Al principio, esto permitió que las empresas de logística realizaran un seguimiento de la llegada de los contenedores a ciertos puestos de control en que estaban instalados los lectores de RFID, por ejemplo los depósitos o las terminales portuarias de carga. Sin embargo, gracias a los avances en IoT se han desarrollado dispositivos de seguimiento inteligentes que funcionan con baterías para reemplazar la RFID. Estos dispositivos pueden transferir datos permanentemente a las aplicaciones de IoT sin la necesidad de lectores in situ, así que las empresas pueden analizar los datos de los envíos en tiempo real en cada tramo de la cadena de suministro.

IoT y edge computing

¿Qué características debe tener un teléfono inteligente para ser "inteligente"? La respuesta obvia es que incluyan un procesador informático y un sistema de hardware asociado que permitan que el teléfono presente una interfaz gráfica, ejecute un sistema operativo, se conecte al Internet y ejecute aplicaciones, entre otras tareas. En el ejemplo anterior del termostato en el hogar inteligente, la respuesta es similar. El termostato es "inteligente" porque incluye un sistema informático que puede recibir y transferir datos sin intervención humana.

En el ámbito del IoT, la capacidad de los dispositivos para utilizar la potencia informática se está volviendo cada vez más valiosa como medio para analizar los datos en tiempo real con rapidez, y por una buena razón. El hecho de tan solo enviar o recibir datos puede ser un paso importante en una solución de IoT, pero el envío, la recepción y el análisis de datos de forma conjunta con las aplicaciones de IoT generan muchas posibilidades.

Considere el ejemplo de la RFID en el sector de la logística y el transporte. El primer dispositivo que mencionamos almacena datos digitales que envía a un dispositivo de lectura mediante el uso de ondas de radio. Ese dispositivo de lectura recibe las ondas de radio, y luego pone a disposición la información para su análisis; sin embargo, la comunicación entre la RFID y el lector siempre es unidireccional. El dispositivo de RFID en sí no puede recibir actualizaciones del lector, y el lector no puede enviar los datos o las instrucciones de vuelta a la RFID. Esto limita el seguimiento de los contenedores a los registros de llegada a ciertos sitios, en lugar de poder realizar una supervisión constante. Pero ¿qué ocurriría si el dispositivo de IoT que realiza el seguimiento de los contenedores se pudiera comunicar con los sensores de IoT instalados en un vehículo sin conductor que los transportara, y todo estuviera conectado a un sistema de análisis de datos gestionado por la empresa de logística?

Para lograrlo, dicha empresa de logística necesitaría mucha de la potencia informática disponible en los dispositivos de IoT físicos, especialmente para el automóvil sin conductor. En lugar de ser simples dispositivos que envían y reciben datos, siempre a la espera de instrucciones de un centro de datos centralizado a través de Wi-Fi, los dispositivos de IoT tendrían que procesar los datos y tomar decisiones por su cuenta. A esta implementación de potencia informática más cerca de los bordes externos de una red, en lugar de en un centro de datos centralizado, se la conoce como edge computing.

En un modelo de cloud computing, los servicios y los recursos informáticos suelen estar centralizados en grandes centros de datos, a los que acceden los usuarios finales en el "borde" de una red. Este modelo genera beneficios económicos y una capacidad de intercambio de recursos más eficiente. Sin embargo, las nuevas experiencias para los usuarios finales, como el IoT, necesitan potencia informática más cerca de donde realmente está el dispositivo físico o la fuente de datos, es decir, en el "borde" de la red.

Para eso sirve el edge computing, que es un modelo que distribuye los recursos informáticos al "borde" de una red cuando es necesario, y cuando no, los centraliza en un modelo de nube. Es una solución al problema de tener que brindar información procesable con rapidez, con datos que requieren acción inmediata. La coordinación de una flota de vehículos sin conductores que transporten contenedores con dispositivos de seguimiento inteligentes es un ejemplo interesante, pero también hay muchas implementaciones más pequeñas y prácticas.

Pensemos nuevamente en el ejemplo de la obra en construcción. Imagínese que la empresa también desarrolló una herramienta con bluetooth en un lugar de trabajo que envía datos a través de los teléfonos inteligentes de los trabajadores, lo cual ayuda a la empresa a rastrearla para evitar pérdidas. Ahora imagínese que diez empleados trabajan con ese dispositivo todo el día, así que sus teléfonos inteligentes constantemente mandan una señal al servidor para indicar dónde se encuentra la herramienta. Obviamente, esa actividad redundante en el servidor puede sobrecargar el sistema de la empresa. Pero si se desarrollan aplicaciones de IoT que puedan ejecutarse en los teléfonos inteligentes de los trabajadores, se podrá impulsar la inteligencia hacia ellos, al "extremo" de la red, para analizar y reducir la cantidad de señales innecesarias al servidor.

Las integraciones de datos y aplicaciones que necesita para el IoT

Red Hat AMQ

Red Hat® AMQ es una plataforma de mensajería flexible que se basa en las comunidades open source, como Apache ActiveMQ y Apache Kafka, y transmite información de manera confiable, lo cual permite la integración inmediata. Brinda interfaces de servicios remotos para conectar grandes cantidades de dispositivos de IoT a un backend de mensajería.

Red Hat Fuse logo

Red Hat® Fuse es una plataforma de integración distribuida nativa de la nube. Su enfoque distribuido permite que los equipos implementen servicios integrados donde se necesiten. La arquitectura basada en contenedores y centrada en las API separa los servicios para que se puedan crear, ampliar e implementar de forma independiente.

Nuestro sitio para desarrolladores tiene todo lo que necesita, desde productos hasta ideas de proyectos de IoT