Tema

El concepto de la integración empresarial

La integración de aplicaciones y datos es fundamental para ofrecer experiencias y servicios nuevos a los clientes. Por lo general, un equipo gestiona una tecnología de integración monolítica para toda una empresa, pero las aplicaciones son cada vez más complejas: están distribuidas y se deben ampliar y modificar rápidamente para mantener el ritmo de los mercados competitivos. Estos nuevos desafíos requieren un enfoque iterativo basado en equipos ágiles y tecnologías de integración nativas de la nube.

¿Qué es la integración empresarial?

Todas las empresas modernas deben compartir datos. Si su empresa es grande e intenta aprovechar los beneficios del big data, sabe que el big data representa un desafío de integración. Para ello, las aplicaciones y los dispositivos centrales de su estrategia empresarial deben ser accesibles entre sí y, muy probablemente, desde varios entornos de nube. La integración empresarial abarca las tecnologías, los procesos y las estructuras de los equipos que conectan los datos, las aplicaciones y los dispositivos desde cualquier lugar de su empresa de TI.

Con el paso del tiempo, los modelos de integración empresarial han evolucionado. Han pasado de ser modelos con una cantidad relativamente pequeña de conexiones de punto a punto, a ser un modelo centralizado y conectado a través de un bus de servicios empresariales (ESB) y a una arquitectura distribuida con muchos extremos reutilizables.

El "qué" y el "cómo" de la integración empresarial

¿Qué se integra?

En primer lugar, la integración empresarial es un desafío en torno a los datos. Actualmente, las empresas cuentan con tantos datos que el término "big data" se usa con frecuencia para designar el tamaño y la variedad de las fuentes de datos. Un gran volumen de datos en diversos formatos que no sean estándar puede ser de gran ayuda para la empresa, pero primero es necesario integrar esos datos desde varias fuentes o aplicaciones. El Internet de las cosas (IoT) también es una oportunidad nueva para conectarse con los clientes y analizar datos útiles a través de dispositivos de uso diario, pero es necesario filtrar los datos críticos que se deben transferir al centro de datos. Las aplicaciones web incrementan aún más la complejidad de la integración empresarial, sobre todo cuando se deben integrar las aplicaciones heredadas con una arquitectura basada en servicios, como los microservicios.

¿Cómo se integran las aplicaciones, los dispositivos y los datos?

Antes, un bus de servicios empresariales (ESB) centralizado y administrado por un equipo también centralizado podía conectar todos los extremos de un entorno. Sin embargo, la centralización de los equipos y las tecnologías puede bloquear los sistemas modernos, que necesitan vías de integración rápidas y fáciles entre los componentes distribuidos. Según sus necesidades de datos y servicios, la opción que resulta más adecuada para el desarrollo de aplicaciones modernas es una combinación de mensajería, conectores de aplicaciones, flujos de datos, patrones de integración empresarial e interfaces de programación de aplicaciones (API), que se pueden implementar más rápido y de forma iterativa.

La mensajería es una forma de comunicación entre los diferentes componentes de una arquitectura distribuida de aplicaciones. Estos pueden enviar y recibir mensajes en diferentes lenguajes, compiladores y sistemas operativos, siempre y cuando cada extremo de la comunicación entienda el formato y el protocolo de mensajería en común.

La red de servicios se utiliza para enviar los mensajes dentro de una arquitectura de microservicios.

Los conectores de aplicaciones son elementos arquitectónicos que determinan las reglas de interacción de los componentes. Son conexiones estándares personalizadas para determinadas API, de modo que se pueden utilizar para integrar rápidamente los extremos nuevos.

Con los flujos de datos, la información que las aplicaciones pueden incorporar o utilizar circula de forma constante, independientemente de la transmisión de esos datos. Por ejemplo, Apache Kafka es una plataforma distribuida de transmisión de datos que permite publicar, almacenar y procesar flujos de registros, y suscribirse a ellos, en tiempo real.

Los EIP son recopilaciones de soluciones que no dependen de la tecnología y que resuelven los problemas comunes de integración. Los patrones también proporcionan un lenguaje común para que los desarrolladores y los arquitectos de aplicaciones describan las integraciones.

Una API es un conjunto de herramientas, definiciones y protocolos que se utiliza para desarrollar el software de las aplicaciones. Esta permite que su producto o servicio se comunique con otros productos y servicios, sin necesidad de saber cómo están implementados.

El enfoque de integración de Red Hat

Red Hat cree que el enfoque tradicional de integración, que se basa en equipos centralizados que controlan las tecnologías monolíticas, puede dificultar el desarrollo y la utilidad a largo plazo de las aplicaciones distribuidas. Las tecnologías de integración tradicionales como ESB ofrecen ciertos beneficios, como priorizar la seguridad y la integridad de los datos, pero también dependen de un solo equipo para definir las integraciones de toda la empresa.

Actualmente, las arquitecturas de las aplicaciones nativas de la nube sin conexión directa que se desarrollaron con los métodos Agile y DevOps necesitan un enfoque de integración igualmente ágil y escalable. La visión de Red Hat sobre la integración ágil es solo eso, un enfoque sobre la conexión de sus recursos que combina tecnologías de integración, técnicas de distribución ágil y plataformas nativas de la nube para mejorar la velocidad y la seguridad de la distribución de software. Específicamente, la integración ágil implica implementar tecnologías de integración, como las API, en contenedores de Linux y extender las funciones de integración a equipos interdisciplinarios.

Integración en una arquitectura nativa de la nube

Una aplicación nativa de la nube es un conjunto de microservicios pequeños, independientes y sin conexión directa que se implementan en contenedores de Linux y se conectan mediante API o servicios de mensajería. Cada servicio implementa una capacidad empresarial y es desarrollado por pequeños equipos que utilizan flujos de trabajo de DevOps, como la integración continua y la distribución continua (CI/CD). Esto permite que los servicios se diseñen rápidamente, se implementen de manera automática y se actualicen con regularidad, sin necesidad de ciclos de desarrollo en cascada.

DevOps

DevOps es un modo de abordar la cultura, la automatización y el diseño de plataformas para proporcionar mayor valor empresarial y capacidad de respuesta.

Contenedores

Los contenedores permiten empaquetar las aplicaciones y aislarlas con todo su entorno de tiempo de ejecución, lo que facilita su traslado de un entorno a otro sin que pierdan su total funcionalidad.

Microservicios

Una arquitectura de microservicios divide las aplicaciones en sus componentes más pequeños e independientes entre sí.

API

Una API es un conjunto de herramientas, definiciones y protocolos que se utiliza para desarrollar el software de las aplicaciones. Estas conectan los productos y servicios sin necesidad de saber cómo se implementan.

Las aplicaciones nativas de la nube tienen como objetivo aportar beneficios a la empresa, como la capacidad de incorporar rápidamente los comentarios de los usuarios para garantizar una mejora continua. En resumen, el desarrollo de aplicaciones nativas de la nube es una forma de acelerar la manera en que se diseñan las aplicaciones nuevas, se optimizan las actuales y se les conecta entre sí.

Puesto que las aplicaciones nativas de la nube están distribuidas, representan un desafío de integración único en comparación con las aplicaciones monolíticas tradicionales. La integración ágil permite el desarrollo nativo de la nube en parte porque combina los requisitos de las aplicaciones y las necesidades empresariales de integración.

Conozca la cartera de productos de Red Hat Middleware

Red Hat Integration es uno de los tres grupos de productos que se encuentran en la cartera de Red Hat Middleware. Con este producto, los desarrolladores integran las aplicaciones con una variedad de diversos sistemas internos y externos en distintas arquitecturas híbridas.

La integración tiene mucho más para ofrecer