Iniciar sesión / Registrar Cuenta

Virtualización

¿Qué es un hipervisor?

Un hipervisor, conocido también como monitor de máquina virtual (VMM), es un software que crea y ejecuta máquinas virtuales (VM) y que, además, aísla el sistema operativo y los recursos del hipervisor de las máquinas virtuales, y permite crearlas y gestionarlas.

Cuando el sistema de hardware físico se usa como hipervisor, se denomina "host", y las múltiples máquinas virtuales que utilizan sus recursos se denominan "guests".

El hipervisor utiliza los recursos, como la CPU, la memoria y el almacenamiento, como un conjunto de medios que pueden redistribuirse fácilmente entre los guests actuales o en las máquinas virtuales nuevas.

Todos los hipervisores necesitan algunos componentes a nivel del sistema operativo (por ejemplo, el administrador de memoria, el programador de procesos, la pila de entrada o salida (E/S), los controladores de dispositivos, el administrador de seguridad, la pila de red y más) para ejecutar las máquinas virtuales.

El hipervisor proporciona a cada máquina virtual los recursos que se le habían asignado, y gestiona la programación de ellos en función de los recursos físicos. El hardware físico sigue efectuando las operaciones, por lo que la CPU aún ejecuta las instrucciones de la CPU según lo solicitado por las máquinas virtuales; por ejemplo, mientras el hipervisor gestiona la programación.

Con un hipervisor, muchos sistemas operativos diferentes que pueden funcionar a la par y compartir los mismos recursos de hardware virtualizados. Este es uno de los beneficios clave de la virtualización, ya que, sin ella, solo se puede ejecutar un sistema operativo en el hardware. 

Hay muchas opciones de hipervisores open source y de proveedores tradicionales. VMware es una opción popular para la virtualización, que ofrece el hipervisor ESXi y la plataforma de virtualización vSphere.

La máquina virtual basada en el kernel (KVM) es una opción open source que está integrada en el kernel de Linux®. Otras opciones incluyen Xen, que cuenta con la tecnología de open source, y Microsoft Hyper-V. 


Tipos de hipervisores

Para la virtualización, se pueden usar dos tipos diferentes de hipervisores: el tipo 1 y el tipo 2.

Tipo 1

El hipervisor de tipo 1, también conocido como hipervisor nativo o sin sistema operativo, se ejecuta directamente en el hardware del host y gestiona los sistemas operativos guest. Ocupa el lugar de un sistema operativo host y programa los recursos de las máquinas virtuales directamente en el hardware. 

Este tipo de hipervisor solemos encontrarlo en un centro de datos empresarial o en otros entornos basados en servidores.

KVM, Microsoft Hyper-V y VMware vSphere son ejemplos de hipervisores de tipo 1. La KVM se fusionó con el kernel de Linux en 2007; por eso, si utiliza una versión moderna de Linux, ya puede acceder a la KVM. 

Tipo 2

El hipervisor de tipo 2 también se conoce como hipervisor alojado, y se ejecuta en un sistema operativo convencional como una capa de software o una aplicación.

Funciona extrayendo los sistemas operativos guest del sistema operativo host. Los recursos de la máquina virtual se programan en un sistema operativo host, que después se ejecuta en el sistema de hardware. 

El hipervisor de tipo 2 es mejor para los usuarios individuales que buscan ejecutar varios sistemas operativos en una computadora personal. 

VMware Workstation y Oracle VirtualBox son ejemplos de hipervisores de tipo 2. 


Los contenedores en comparación con las máquinas virtuales

En general, los contenedores y las máquinas virtuales parecen similares. Ambos consisten en entornos informáticos empaquetados que combinan varios elementos de TI y los aíslan del resto del sistema. La diferencia más importante radica en la portabilidad y en la manera de ajustar su capacidad. 

Un contenedor es un conjunto de uno o más procesos aislados del resto del sistema, el cual permite que los procesos accedan solo a las solicitudes de recursos que se han especificado. Estas limitaciones en los recursos garantizan que el contenedor pueda ejecutarse en un nodo con suficiente capacidad.

Las máquinas virtuales tienen su propio sistema operativo (OS), lo que les permite realizar varias funciones con uso intensivo de los recursos al mismo tiempo. Las máquinas virtuales cuentan con una mayor cantidad de recursos disponibles, lo que les permite extraer, dividir, duplicar y simular sistemas operativos, escritorios, bases de datos, conexiones de red y servidores completos. 

Un hipervisor también le permite ejecutar varios sistemas operativos en las máquinas virtuales, pero los contenedores solo pueden ejecutar un solo tipo de sistema operativo. Un contenedor que se ejecuta en un servidor de Linux, por ejemplo, solo puede ejecutar un sistema operativo Linux. 

Se suele pensar que los contenedores reemplazan a los hipervisores, aunque esto no es exactamente así, ya que los contenedores y la virtualización satisfacen necesidades diferentes.


Aspectos que se deben considerar en relación con la seguridad del hipervisor

Una máquina virtual proporciona un entorno aislado del resto del sistema, de manera que todo lo que se ejecute dentro de una máquina virtual no interferirá con lo demás que se ejecute en el hardware host.

Como las máquinas virtuales están aisladas, si una de ellas se encuentra en riesgo, el resto del sistema no se verá afectado. 

Sin embargo, si el propio hipervisor es víctima de la piratería, esto puede perjudicar a todas las máquinas virtuales gestionadas por él, lo que hace que los datos de todas las máquinas estén en estado de vulnerabilidad. 

Los requisitos y los protocolos de seguridad pueden variar según el tipo de hipervisor.


¿Por qué optar por Red Hat para la virtualización?

El hipervisor brinda la base para su plataforma de virtualización. Red Hat ha fomentado el desarrollo de la virtualización durante mucho tiempo. Esto ha mejorado el hipervisor KVM y contribuido a KVM y oVirt desde que se crearon ambas comunidades.

Red Hat® Virtualization es una plataforma abierta y definida por software que virtualiza las cargas de trabajo de Linux y Microsoft Windows. 

Esta plataforma, cuyo diseño se basa en Red Hat Enterprise Linux y KVM, cuenta con herramientas de gestión que virtualizan los recursos, los procesos y las aplicaciones para proporcionarle una base estable para una futura implementación en contenedores y nativa de la nube.

Con la virtualización rentable y rápida de Red Hat, puede superar los desafíos actuales y sentar las bases para las tecnologías futuras.

Todas las maneras en que puede comenzar a usar la virtualización

Es todo lo que necesita. De verdad. Realice la instalación donde usted quiera, ya sea en hardware básico o en sistemas de open source o propietarios, y comience a implementar decenas o cientos de máquinas virtuales con un hipervisor con la capacidad suficiente y una plataforma de administración que facilita todo.

Implemente el almacenamiento y la virtualización al mismo tiempo, incluso si los recursos son limitados. Utilice el mismo hardware de servidor para el hipervisor y para el controlador; de esta manera, tendrá un grupo de recursos informáticos y de almacenamiento integrados en clústeres.

Todavía queda mucho que hacer con la virtualización