Iniciar sesión / Registrar Cuenta

Nube vs Virtualización

¿En qué se diferencian cloud computing y virtualización?

Es fácil confundir la virtualización con la nube, sobre todo porque ambos conceptos se refieren a la creación de entornos útiles a partir de recursos abstractos. Sin embargo, la virtualización es un tipo de tecnología que le permite crear varios entornos simulados o recursos específicos a partir de un solo sistema de hardware físico, y las nubes son entornos de TI que extraen, agrupan y comparten recursos escalables en una red. En pocas palabras, la virtualización es un tipo de tecnología, mientras que la nube es un entorno.

Las nubes suelen crearse para habilitar el cloud computing, que consiste en ejecutar cargas de trabajo dentro del sistema. 

La infraestructura de nube puede incluir varios sistemas de software sin sistema operativo, de virtualización o de contenedores, que extraen, agrupan y comparten recursos escalables en una red para crear una nube. La base del cloud computing es un sistema operativo estable (como Linux®). Esta es la capa que proporciona a los usuarios independencia en los entornos públicos, privados e híbridos.

Si ya tiene acceso a Intranet o a Internet (o ambos), puede utilizar la virtualización para crear nubes, aunque no es la única opción. 

Con la virtualización, un sistema de software llamado hipervisor controla el hardware físico y extrae los recursos de la máquina, los cuales luego se ponen a disposición de los entornos virtuales llamados máquinas virtuales. Estos recursos pueden ser la potencia de procesamiento en bruto, el almacenamiento o las aplicaciones basadas en la nube, que contienen todos los recursos y el código de tiempo de ejecución necesarios para implementarlas.

Si el proceso se detiene aquí, no estamos hablando de una nube, sino simplemente de virtualización. 

Para convertirse en nubes, los recursos virtuales deben asignarse a grupos centralizados. Al agregar el software de gestión, se obtiene un control administrativo sobre la infraestructura, las plataformas, las aplicaciones y los datos que se utilizarán en la nube. Se agrega la automatización para reemplazar o reducir la interacción humana con los procesos y las instrucciones repetibles, lo cual aporta la función de autoservicio de la nube.

Puede estar seguro de que creó una nube si configuró un sistema de TI con las siguientes características:

  • Otras computadoras pueden acceder a él a través de una red.
  • Contiene un repositorio de recursos de TI.
  • Puede implementarse y ampliarse rápidamente.

Las nubes proporcionan algunas ventajas adicionales que marcan más claramente la diferencia con la virtualización tradicional, como el acceso de autoservicio, el aumento automatizado de la infraestructura y los grupos de recursos dinámicos.

La virtualización ofrece sus propios beneficios, como la consolidación de los servidores y el uso mejorado del hardware, lo cual reduce las necesidades de energía, espacio y enfriamiento en el centro de datos. Dado que las máquinas virtuales también son entornos aislados, son una buena opción para probar aplicaciones nuevas o para configurar un entorno de producción.


Ventajas de la virtualización y la cloud computing

La virtualización puede hacer que un recurso cumpla la función de varios, mientras que el cloud computing permite que diferentes departamentos (a través de una nube privada) o empresas (a través de una nube pública) accedan a un único conjunto de recursos aprovisionados automáticamente.

Virtualización

La virtualización es una tecnología que permite crear múltiples entornos simulados o recursos dedicados desde un solo sistema de hardware físico. El software llamado "hipervisor" se conecta directamente con el hardware y permite dividir un sistema en entornos separados, distintos y seguros, conocidos como máquinas virtuales (VM). Estas VM dependen de la capacidad del hipervisor de separar los recursos de la máquina del hardware y distribuirlos adecuadamente.

Cloud computing

El cloud computing es un conjunto de principios y enfoques que permite proporcionar recursos de infraestructura informática, de red y de almacenamiento, servicios, plataformas y aplicaciones a los usuarios, según lo soliciten y en cualquier red. Estos recursos de infraestructura, servicios y aplicaciones se obtienen de nubes, que son conjuntos de recursos virtuales orquestados por software de gestión y automatización para que los usuarios puedan acceder a estos a pedido, a través de los portales de autoservicio a los que dan soporte el escalado automático y la asignación dinámica de recursos.

 VirtualizaciónNube
DefiniciónTecnologíaMetodología
PropósitoCrear múltiples entornos simulados desde un solo sistema de hardware físicoAgrupar y automatizar recursos virtuales para que puedan utilizarse cuando se les solicite
UsoEntregar recursos en paquetes a usuarios específicos para un fin determinadoEntregar variedad de recursos a grupos de usuarios para varios fines
ConfiguraciónBasado en imágenesBasado en plantillas
DuraciónAños (largo plazo)De horas a meses (corto plazo)
CostoGastos de capital (CAPEX) elevados, gastos operativos (OPEX) bajosNube privada: CAPEX elevados, OPEX bajos
Nube pública: CAPEX bajos, OPEX elevados
EscalabilidadEscalabilidad verticalEscalabilidad horizontal
Carga de trabajoCon estadoSin estado
TenenciaUsuario únicoVarios usuarios

¿Cómo pasar de la virtualización al cloud computing?

Si ya tiene una infraestructura virtual, puede crear una nube agrupando recursos virtuales, coordinándolos con un software de gestión y automatización, y creando un portal de autoservicio para los usuarios. También puede dejar que Red Hat® OpenStack® Platform haga gran parte de ese trabajo por usted. Sin embargo, pasar de la virtualización al cloud computing no es tan sencillo cuando tiene un contrato de licencia empresarial con un solo proveedor, ya que esto limita su capacidad para invertir en tecnologías modernas, como las nubes, los contenedores y los sistemas de automatización.

La nube y la virtualización son la solución

La marca denominativa OpenStack® y el logotipo de OpenStack son marcas de servicio/marcas comerciales registradas o marcas de servicio/marcas comerciales de OpenStack Foundation en Estados Unidos y en otros países, y se utilizan con el permiso de OpenStack Foundation. No estamos afiliados a OpenStack Foundation ni a la comunidad de OpenStack, ni tampoco gozamos de su respaldo ni de su patrocinio.