Iniciar sesión / Registrar Cuenta

Virtualización

Comparación entre KVM y VMware

Cómo funciona la virtualización

El hipervisor brinda la base para su plataforma de virtualización, y hay muchas opciones diferentes, desde los proveedores tradicionales hasta las alternativas con tecnología open source. VMware es una opción popular para la virtualización, y ofrece el hipervisor ESXi y la plataforma de virtualización vSphere. La máquina virtual basada en el kernel (KVM) es una alternativa open source que forma parte de Linux®.


Plataforma VMware vSphere

VMware ofrece el hipervisor ESXi y la plataforma de virtualización vSphere. VMware ESXi es un hipervisor sin sistema operativo que se instala directamente en un servidor físico y le permite consolidar sus sistemas de hardware. Las tecnologías de virtualización de VMware le permiten crear e implementar máquinas virtuales (VM), de forma que pueda modernizar su infraestructura para ofrecer y gestionar aplicaciones heredadas y nuevas.

Si opta por VMware vSphere, deberá gestionar sus máquinas virtuales con la pila de control de VMware, y hay varios niveles de autorización con licencia disponibles.


Hipervisor KVM

KVM es una tecnología de virtualización open source que convierte el kernel de Linux en un hipervisor que se puede usar para la virtualización. Es una alternativa a las tecnologías de virtualización propietarias, como las que ofrece VMware.

Cambiar a una plataforma de virtualización basada en KVM permite inspeccionar, modificar y mejorar el código fuente de su hipervisor. El acceso al código fuente abre la puerta a la innovación, lo que le permite virtualizar las cargas de trabajo y las aplicaciones tradicionales, además de crear una base para las cargas de trabajo nativas de la nube y basadas en contenedores. Además, ya que la tecnología KVM está integrada en el kernel de Linux, es fácil de usar e implementar.


Cómo elegir el hipervisor adecuado

Uno de los aspectos más importantes es el impacto del hipervisor en su infraestructura. Tanto KVM como ESXi son hipervisores tipo 1, lo que significa que deberían ofrecer un mejor rendimiento que los del tipo 2.

En general, lleva más tiempo crear e iniciar un servidor con ESXi que con KVM. Además, ESXi tiene un rendimiento más lento en la ejecución de los servidores, aunque esta diferencia puede ser insignificante para las cargas típicas. En cuanto a la velocidad, KVM ejecuta aplicaciones a velocidades óptimas, y es más rápido que otros hipervisores del sector, según el punto de referencia SPECvirt_sc2013.

Los hipervisores usan diferentes métodos para comunicarse con el hardware físico del host. ESXi usa la plataforma de gestión de VMware, lo cual implica que usted deberá usar otros productos de la pila de control de VMware. Esto también puede aumentar los requisitos de hardware.

KVM no presenta las mismas restricciones debido a que es open source y puede integrarse con su infraestructura actual y muchas plataformas diferentes de Linux y Windows.

El costo es una diferencia fundamental entre las soluciones de virtualización de VMware y KVM. KVM se distribuye como parte de muchos sistemas operativos open source, así que no representa un cargo adicional. Con VMware tendrá que adquirir licencias para varios productos y quedará sujeto a un acuerdo de licencia empresarial (ELA). Si bien un ELA permite ahorrar parte del presupuesto al comienzo, sus costos pueden incrementarse con el paso del tiempo debido a los aumentos graduales en capacidad y funcionalidad. En general, KVM tiene un costo total de propiedad menor.

Tanto KVM como ESXi son hipervisores consolidados y estables, capaces de admitir cargas de trabajo empresariales.

VMware ofrece una plataforma de virtualización escalable. Sin embargo, es importante tener en cuenta cómo afectará a un ELA el agregar hosts o máquinas virtuales adicionales. vSphere brinda un máximo de 12 TB de RAM por host, con un máximo de 64 hosts por clúster. Incluye varias interfaces de programación de aplicaciones (API) que pueden usarse para facilitar la gestión de sus máquinas virtuales.

Como parte del kernel de Linux, KVM se expande para satisfacer la carga requerida si aumenta la cantidad de máquinas guest y de solicitudes. Con KVM se pueden virtualizar las cargas de trabajo de las aplicaciones más exigentes, y es la base para muchas configuraciones de virtualización empresarial, como los centros de datos y las nubes privadas.

KVM también se puede utilizar con su infraestructura actual y le otorga acceso al código fuente, lo que facilita las tareas de integración y escalabilidad según sus necesidades.

Con VMware, obtendrá asistencia de nivel empresarial de acuerdo con su ELA. Con KVM, tendrá que depender de la asistencia de la comunidad open source y su propia empresa de TI, o de un proveedor compatible, como Red Hat.


Ventajas de KVM en comparación con VMware vSphere

VMware ofrece un hipervisor estable y bien consolidado con un rendimiento y unas características excelentes. Sin embargo, la virtualización propietaria puede impedir que tenga los recursos necesarios para invertir en nubes, contenedores y automatización. Cuando elimina la dependencia de un proveedor, obtiene la libertad, la flexibilidad y los recursos necesarios para crear los cimientos para un futuro en que sus sistemas sean nativos de la nube y se encuentren en contenedores.

KVM está lista para la producción para las cargas de trabajo empresariales con las características que necesita para respaldar su infraestructura virtual y física, a un costo operativo más bajo. Elegir una opción de virtualización basada en KVM tiene muchas ventajas en comparación con otras soluciones, como VMware vSphere.

Entre esas ventajas, se incluyen las siguientes:

  • Tiene un costo total de propiedad menor, lo que libera parte del presupuesto operativo para analizar tecnologías innovadoras y modernas.
  • No depende de ningún proveedor. No es necesario pagar por productos que no se usan ni limitar sus opciones de software.
  • Ofrece interoperabilidad entre plataformas. KVM se ejecuta en plataformas Linux y Windows, así que usted obtiene un mayor provecho de sus inversiones en infraestructura actuales.
  • Brinda la simplicidad de una sola plataforma de virtualización para crear, iniciar, detener, pausar y trasladar cientos de máquinas virtuales, así como crear sus plantillas, en cientos de otros sistemas de hardware y software.
  • Presenta un rendimiento excelente. Las aplicaciones se ejecutan más rápido en KVM que en otros hipervisores.
  • Cuenta con tecnología open source. Acceda al código fuente y obtenga la flexibilidad necesaria para integrar esta tecnología con cualquier recurso.
  • Tiene las características actuales del sistema operativo Linux:
    • Características de seguridad
    • Gestión de memoria
    • Programador de procesos
    • Controladores de dispositivos
    • Pila de red

Por qué optar por Red Hat y KVM para la virtualización empresarial

Si opta por Red Hat® Virtualization, entonces también elige KVM. Red Hat Virtualization es una solución de infraestructura completa para estaciones de trabajo técnicas y servidores virtualizados. Red Hat Virtualization, que se basa en la sólida plataforma Red Hat Enterprise Linux® y en KVM, ofrece facilidad de uso, agilidad y seguridad para las cargas de trabajo virtualizadas que utilizan muchos recursos. Permite que las empresas optimicen su infraestructura de TI con un mejor rendimiento, precios competitivos y un entorno de confianza de Red Hat.

Con la virtualización rentable y rápida de Red Hat, puede superar los desafíos actuales y sentar las bases para las tecnologías futuras. Las soluciones actuales de los proveedores que ofrecen virtualización de escalabilidad vertical, como VMware, son costosas y no ofrecen ninguna vía a las empresas que desean adaptarse para admitir las aplicaciones nativas de la nube que se ejecutan en las nubes híbridas. El primer paso hacia un entorno de nube híbrida es alejarse de la virtualización propietaria.

Red Hat Virtualization incluye sVirt y Security-Enhanced Linux (SELinux), que son tecnologías de Red Hat Enterprise Linux desarrolladas específicamente para detectar y prevenir las complejas amenazas de seguridad del entorno de TI actual.

Con Red Hat Virtualization, obtiene todos los beneficios de un hipervisor open source, con soporte técnico de nivel empresarial, actualizaciones y parches para que mantenga su entorno actualizado y en ejecución en todo momento. Las API de RESTful abiertas y la certificación para Microsoft Windows brindan interoperabilidad entre plataformas. Las API y los kits de desarrollo de software (SDK) proporcionados permiten extender y admitir nuestra solución en sus herramientas de gestión actuales y preferidas.

Lo ayudamos a cambiar VMware u otro proveedor por Red Hat Virtualization con facilidad.

Lo que necesita para comenzar a usar KVM

Red Hat Enterprise Linux

¿Tiene aplicaciones heredadas que desee virtualizar? ¿Desea probar una nueva aplicación en un entorno con pocos riesgos? Puede configurar Red Hat Enterprise Linux como hipervisor básico para ejecutar hasta cuatro máquinas virtuales aisladas en un solo host.

Red Hat Virtualization

Es todo lo que necesita. De verdad. Realice la instalación donde desee —ya sea hardware sin sistema operativo o sistemas de open source o propietarios— y comience a implementar decenas o cientos de máquinas virtuales con un moderno hipervisor que puede realizar la gestión, y a través de una plataforma de gestión que lo simplifica.