Iniciar sesión / Registrar Cuenta

Caracteristicas del almacenamiento en la nube

¿Qué es el almacenamiento en la nube?

El almacenamiento en la nube implica archivar, organizar y distribuir los datos según se requiera, en distintos volúmenes de almacenamiento virtualizado consolidados a partir de distintos sistemas de hardware físico. En términos más sencillos, es la organización de los datos almacenados en algún lugar al que puede acceder cualquier persona que tenga los permisos adecuados, a través de Internet. No es necesario que esté conectado a una red interna (lo que se conoce como almacenamiento adjunto a la red), ni tampoco que acceda a los datos desde un disco duro propio o un sistema de hardware conectado directamente a su computadora. El almacenamiento en la nube se basa en la virtualización para crear las nubes que almacenan los datos. Piénselo de esta manera:

  • La virtualización extrae el espacio de almacenamiento de los sistemas de hardware físico (como los servidores de almacenamiento).
  • Las nubes son las agrupaciones de estos recursos coordinados mediante las herramientas de gestión, para que funcionen como un solo recurso. Los usuarios pueden acceder a estas nubes cuando lo soliciten mediante los portales de autoservicio, que son compatibles con el software de automatización y la asignación dinámica de recursos.
  • El almacenamiento en la nube es el proceso mediante el cual se guardan los datos en esas nubes.

Existen tres tipos de almacenamiento en la nube para las empresas: la nube pública, la privada y la híbrida. También hay tres maneras de dar forma a este almacenamiento: en bloques, archivos u objetos. Cada formato tiene sus ventajas y desventajas: los bloques son más rápidos, los archivos son más fáciles de comprender, y los objetos funcionan mejor con paquetes de aplicaciones nativas de la nube en contenedores. Pero algunos productos de almacenamiento en la nube definido por software pueden combinar los tres formatos en una solución unificada y fácil de implementar.


¿Cómo funciona el almacenamiento en la nube?

Los datos se pueden utilizar como memoria a corto plazo, o se pueden archivar como memoria a largo plazo. La memoria de acceso aleatorio (RAM) es la encargada de procesar la memoria a corto plazo. Allí se procesan y se registran todas las solicitudes y las acciones durante el tiempo en que una computadora procesa cálculos específicos (conocidos como tareas). Una vez que se realizan todos los cálculos, se almacenan los datos como memoria a largo plazo en distintos volúmenes de almacenamiento, y algunos de ellos pueden ser nubes.

En la base de cada volumen de almacenamiento en la nube se encuentran los recursos de almacenamiento virtual, que se extraen del hardware físico. Las tecnologías de virtualización pueden tomar una docena de servidores distintos (básicos o propietarios) y extraer su espacio de almacenamiento. Todo este espacio de almacenamiento virtual se puede agrupar en una laguna de datos, a la que los usuarios acceden como un solo repositorio. Si combina esas lagunas de datos con el software de automatización y de gestión, que mide todo el espacio e implementa los volúmenes de almacenamiento según sea necesario, creará un almacenamiento en la nube al que se pueda acceder a través de Internet o de las API correctamente.

Toda esa tecnología (la virtualización, la gestión y la automatización) debe trabajar bien en conjunto para que funcione el almacenamiento en la nube. La conectividad depende de la tecnología a la que probablemente se le dé menos importancia: el sistema operativo. La uniformidad, la confiabilidad y la flexibilidad del sistema operativo determinan qué tan sólidas son las conexiones entre los recursos físicos, los grupos de datos virtuales, el software de gestión, los scripts de automatización y los usuarios. Los únicos sistemas operativos capaces de hacerlo todo son los que utilizan la tecnología de open source, como Linux®.


Formatos de almacenamiento en la nube

En el almacenamiento en bloques, se divide un volumen de almacenamiento (como un nodo de almacenamiento en la nube) en instancias individuales conocidas como bloques. Es un sistema rápido y de baja latencia, ideal para las cargas de trabajo de alto rendimiento.

El almacenamiento de objetos implica conectar una unidad de datos con identificadores únicos, conocidos como metadatos. Debido a que los objetos no están comprimidos ni cifrados, se puede acceder a ellos rápidamente a gran escala. Por eso son ideales para las aplicaciones nativas de la nube.

El almacenamiento de archivos es la tecnología dominante que se utiliza en los sistemas NAS, y ahí se organizan y se representan los datos para los usuarios. Su estructura jerárquica nos permite explorar los datos desde el comienzo hasta el final con facilidad, pero incrementa el tiempo de procesamiento.


Tipos de almacenamiento en la nube

Almacenamiento en la nube pública

Es el almacenamiento de datos en distintos grupos de recursos virtuales conocidos como nubes públicas, que se desarrollan a partir del hardware de una empresa externa que también lo gestiona. El hecho de que las empresas no sean dueñas de los sistemas que almacenan y gestionan sus datos implica ciertos riesgos, así que muchas de ellas usan contenedores para trasladar las cargas de trabajo y las aplicaciones entre los entornos de nube pública. Las soluciones de almacenamiento permanente (como Red Hat® Gluster Storage) evitan que dichos contenedores experimenten fallas que puedan provocar la pérdida de todos los datos de las aplicaciones con estado.

Almacenamiento en la nube privada

Es el almacenamiento de datos en varios grupos de recursos virtuales conocidos como nubes privadas, que pertenecen a los sistemas específicos de la empresa que también los usa y los gestiona. Configurar una nube privada de forma manual para toda una empresa puede ser menos eficiente que usar el software actual a largo plazo, así que las empresas usan plataformas como OpenStack® para realizar la transformación digital de los grupos de recursos virtuales en las nubes privadas.

En dos de los seis proyectos de OpenStack se abordan los temas de recuperación de imágenes y almacenamiento. Al combinarlos con soluciones de almacenamiento definido por software como Red Hat Ceph Storage, las empresas obtienen más opciones para almacenar los datos de distintas maneras y en lugares que no perjudican el desempeño de sus grandes nubes privadas.

Almacenamiento en la nube híbrida

Es el almacenamiento de datos en una combinación de dos o más entornos interconectados de nubes públicas o privadas. Aunque los entornos de nubes públicas y privadas que conforman una nube híbrida sean entidades individuales, es más fácil migrar los datos entre ellas si se cuenta con una red compleja de LAN, con WPN, con interfaces de programación de aplicaciones (API), con una VPN o con contenedores. Esta arquitectura independiente, pero al mismo tiempo interconectada, permite que las empresas almacenen los datos esenciales en la nube privada y aquellos de menor grado de confidencialidad en la nube pública, y los trasladen entre los dos entornos según lo deseen.

El almacenamiento en la nube híbrida para empresas funciona mejor con el almacenamiento nativo de contenedores, que elimina la necesidad de una plataforma de almacenamiento independiente. Una sola plataforma de contenedores integrada puede abarcar la nube híbrida con mayor eficiencia y brindar a las empresas un punto de control único, independientemente del entorno de nube en el que residan los datos.


¿Qué ocurre si solo necesito almacenamiento virtual?

Existen diferencias significativas entre el cloud computing y la virtualización, que llevan a algunas empresas a optar por el almacenamiento virtual en lugar del almacenamiento en la nube. Esto puede deberse al cumplimiento de las normativas, pero esos sectores aún deben ser capaces de ofrecer una escalabilidad del almacenamiento similar a la nube en todas las implementaciones virtuales.

Por ejemplo, en las empresas con operaciones distribuidas, como el sector bancario. Las sucursales remotas deben acceder a las redes tradicionales en cuatro niveles: informático, de red, almacenamiento, y redes de áreas de servicios o NAS. Si bien la solución ideal sería instalar un centro de datos con aire acondicionado en el subsuelo de la sucursal, no es una opción realista debido a los límites de espacio y personal. Entonces, algunas soluciones de almacenamiento virtual (como Red Hat Hyperconverged Infrastructure) combinan dos de estos niveles para optimizar la implementación y la gestión del almacenamiento virtual.


¿Por qué elegir Red Hat?

¿Por qué elegir Red Hat para la nube?

Porque no solo lo ayudamos a llegar a la nube, sino también a ser productivo en ella. Nuestras tecnologías open source ofrecen una base sólida para cualquier implementación de nube: pública, privada, híbrida o multicloud.

¿Por qué elegir Red Hat para el almacenamiento?

Porque las empresas ya usaban el almacenamiento definido por software como la solución abierta a los desafíos de almacenamiento actuales, pero nosotros lo llevamos un paso más allá: lo convertimos en open source, lo que le brinda total libertad para decidir dónde y cómo almacenar sus datos.

Cómo configurar el almacenamiento en la nube

Red Hat Openstack Platform

Plataforma que permite que su empresa diseñe una nube privada.

Red Hat Ceph Storage

Plataforma de almacenamiento definido por software que funciona muy bien con OpenStack.

Red Hat Openshift

Empaquete y aísle las aplicaciones con todos los archivos que se necesitan para ejecutarlas, de forma que pueda trasladar las cargas de trabajo y los datos a cualquier entorno de nube.

Red Hat Gluster Storage

Plataforma de almacenamiento de archivos definido por software que funciona muy bien con los contenedores.

Red Hat Virtualization

Implemente docenas o cientos de máquinas virtuales para brindar una escalabilidad similar a la de la nube.

Red Hat Hyperconverged Infrastructure

La combinación de virtualización y almacenamiento que mejora la capacidad de almacenamiento de las ubicaciones físicas con espacio limitado.

  1. La marca denominativa de OpenStack y el logotipo Square O Design, ya sea juntos o separados, son marcas comerciales o marcas comerciales registradas de OpenStack Foundation en Estados Unidos y en otros países, y se utilizan con el permiso de OpenStack Foundation. Red Hat, Inc. no está afiliada a OpenStack Foundation ni a la comunidad de OpenStack, ni tampoco goza de su respaldo ni de su patrocinio.