Cloud computing

¿Qué es una nube privada?

Las nubes privadas son grupos de recursos virtuales que proceden de los sistemas específicos de quienes los utilizan y los gestionan. Se pueden implementar y asignar con una interfaz de autoservicio de forma automática. Las definen los ajustes de privacidad y las responsabilidades de gestión, no la ubicación ni la propiedad. Siempre que los recursos estén reservados a un solo cliente con acceso aislado, las infraestructuras internas, externas o de terceros podrán alojar nubes privadas.


¿Cómo funcionan las nubes privadas?

Las nubes privadas dependen de varias tecnologías. Para entender cómo funcionan, es indispensable comprender la virtualización. Las nubes privadas utilizan la tecnología de virtualización para combinar recursos provenientes del hardware físico en conjuntos compartidos. De esta manera, no es necesario que las nubes creen entornos virtualizando cada recurso por separado a partir de un grupo de sistemas físicos diferentes. Un proceso de TI cifrado puede tomar todos los recursos de una sola fuente, como si fuera un supermercado de datos.

Al agregar el software de gestión, se obtiene un control administrativo sobre la infraestructura, las plataformas, las aplicaciones y los datos que se utilizarán en la nube, ya que permite que los administradores realicen un seguimiento del uso y lo optimicen, supervisen los puntos de integración, y conserven o recuperen los datos. Una vez que se agrega la última automatización para reemplazar o reducir la interacción humana con los procesos y las instrucciones repetibles, se completa el elemento de autoservicio de la nube y ese grupo de tecnologías se convierte en una nube privada.

Toda esa tecnología (la virtualización, la gestión y la automatización) debe trabajar bien en conjunto para que funcione la nube privada. La conectividad depende de la tecnología a la que probablemente se le dé menos importancia: el sistema operativo. La uniformidad, la confiabilidad y la flexibilidad del sistema operativo determinan qué tan sólidas son las conexiones entre los recursos físicos, los grupos de datos virtuales, el software de gestión, los scripts de automatización y los usuarios.

Si el sistema operativo es open source y está diseñado para las empresas, como Red Hat® Enterprise Linux®, la infraestructura en la que se encuentra su nube privada no solo ofrece la confiabilidad suficiente para actuar como una base adecuada, sino también la flexibilidad para expandirse.


¿Qué beneficios tienen las nubes privadas?

Las nubes privadas son la solución ideal para los líderes de TI que desean ofrecer recursos empresariales según se soliciten, pero que no pueden (o no quieren) trasladarse a la nube pública. Esto puede deberse a políticas de seguridad, presupuestos, requisitos de cumplimiento o regulaciones, como aquellos que definen a los sectores del cuidado de la salud y los servicios financieros. Las empresas de estos sectores usan protocolos de cifrado y firewalls para proteger sus sistemas de TI, pero las nubes privadas aportan un nivel de seguridad adicional en comparación con las nubes públicas, ya que el acceso es limitado.

La decisión de invertir o no en una infraestructura de nube privada también dependerá de las cargas de trabajo que se deban respaldar. Las cargas de trabajo con estado y tradicionales son compatibles con los productos de virtualización de las empresas. Pero las cargas de trabajo sin estado y sin conexión directa, que normalmente se encuentran en el desarrollo, la investigación y las telecomunicaciones (en especial en la virtualización de las funciones de red), son más compatibles con las nubes privadas.

Una vez que se alcanzan los límites de la infraestructura programada, es hora de virtualizar los recursos. Cuando se alcanzan los límites de la virtualización, se debe desarrollar una nube privada.


Nubes privadas gestionadas

Con la nube privada, usted es totalmente responsable de todos los costos en todo momento. Su personal gestiona y mantiene toda la infraestructura subyacente. Sin embargo, hay proveedores que ofrecen nubes privadas como parte de un servicio de nube privada gestionada. Esto permite contar con una nube privada, ya sea de forma local o externa, que un tercero implementa, configura y gestiona. Esta posibilidad permite que las empresas con equipos de TI sin personal suficiente o sin las habilidades necesarias presten mejores servicios de nube privada e infraestructura a los usuarios.


Ventajas de las nubes privadas

Las nubes privadas no solo son una extensión de la plataforma de virtualización, sino que también extraen una variedad de recursos informáticos y otorgan un acceso controlado y de autoservicio a ellos. Amplían las ventajas de la virtualización tradicional al proporcionar:

  • Más capacidad de infraestructura para gestionar grandes demandas informáticas y de almacenamiento
  • Servicios por solicitud mediante el uso de interfaces de usuario de autoservicio y gestión basada en políticas
  • Asignación eficiente de recursos según las necesidades del usuario
  • Aumento de la visibilidad de los recursos en toda la infraestructura

Las nubes privadas reducen las instancias de uso insuficiente de la capacidad. Permiten a la empresa configurar y reconfigurar automáticamente los recursos como lo desee, ya que no están restringidos por sus instalaciones físicas (gracias a la virtualización). Y las nubes privadas pueden proporcionar más seguridad que otras opciones de nube, según las políticas y prácticas de seguridad de la organización.


Almacenamiento en la nube privada

Gracias al big data y al Internet de las cosas (IoT), el almacenamiento en la nube privada es un factor muy importante para las empresas, en especial en una era en la que es difícil apreciar el valor de un byte hasta mucho después de su creación. Las nubes privadas utilizan el almacenamiento definido por software (SDS) para archivar y ordenar los datos. Ceph es el proyecto open source que funge como una de las soluciones de SDS más comunes para las nubes privadas, sobre todo para las que se implementan con OpenStack®. De hecho, Red Hat Ceph Storage se basa en Ceph, que funciona bien con las nubes porque unifica el almacenamiento de objetos, en bloques y de archivos en un solo grupo de recursos.


Por qué elegir Red Hat

Porque cada nube privada es única, y diseñar una propia puede ser muy costoso. Por eso desarrollamos un conjunto de soluciones que le permiten diseñar una nube privada única, sin importar el lugar en que se encuentre. No importa si ya tiene una infraestructura virtual. Red Hat OpenStack Platform se ejecuta fuera de los recursos virtuales que ya están implementados. ¿Desea ejecutar los contenedores en la nube? Con Red Hat Cloud Suite es posible. Además, puede confiar en nuestro respaldo no solo para llegar a la nube, sino para ser productivo en ella.

Todo lo que necesita para implementar una nube privada

Red Hat Cloud Suite

Combinación de tecnologías de Red Hat totalmente integradas que le permiten diseñar y gestionar una nube privada y abierta.

Red Hat Openstack Platform

Infraestructura de nube que se ejecuta fuera del hardware estándar y le permite implementar las herramientas de nube privada que necesita y en el momento en que las necesita, todo desde un solo lugar.

Hay mucho más que hacer con las nubes privadas

  1. La marca denominativa OpenStack® y el logotipo de OpenStack son marcas de servicio/marcas comerciales registradas o marcas de servicio/marcas comerciales de OpenStack Foundation en Estados Unidos y en otros países, y se utilizan con el permiso de OpenStack Foundation. No estamos afiliados a OpenStack Foundation ni a la comunidad de OpenStack, ni tampoco gozamos de su respaldo ni de su patrocinio.