Iniciar sesión / Registrar Cuenta

Cloud computing

¿Qué es una nube privada?

Las nubes privadas son entornos de nube diseñados solo para el usuario final, generalmente dentro del firewall. Si bien las nubes privadas siempre se han ejecutado on-premise, las empresas han comenzado a diseñarlas en centros de datos alquilados de otros proveedores que se encuentran fuera de las instalaciones.

Todas las nubes se convierten en nubes privadas cuando la infraestructura de TI subyacente se destina a un solo cliente con acceso completamente aislado.


¿Cómo funcionan las nubes privadas?

Las nubes privadas dependen de varias tecnologías. Para entender cómo funcionan, es indispensable comprender la virtualización. Las nubes privadas utilizan la tecnología de virtualización para combinar recursos provenientes del hardware físico en conjuntos compartidos. De esta manera, no es necesario que las nubes creen entornos virtualizando cada recurso por separado a partir de un grupo de sistemas físicos diferentes. Un proceso de TI cifrado puede tomar todos los recursos de una sola fuente, como si fuera un supermercado de datos.

Al agregar el software de gestión, se obtiene un control administrativo sobre la infraestructura, las plataformas, las aplicaciones y los datos que se utilizarán en la nube, ya que permite que los administradores realicen un seguimiento del uso y lo optimicen, supervisen los puntos de integración, y conserven o recuperen los datos. Una vez que se agrega la automatización para reemplazar o reducir la interacción humana con los procesos y las instrucciones repetibles, se completa la función de autoservicio de la nube, y ese conjunto de tecnologías se convierte en una nube privada.

Diseño de una nube privada

La infraestructura de nube hace referencia a los elementos que se necesitan para el cloud computing. Los elementos básicos de la infraestructura de nube son siempre los mismos, ya sea que se trate de una nube privada, de una nube pública o de una combinación de ambas.

Todas las nubes necesitan sistemas operativos, como Linux®, pero la infraestructura de nube puede incluir varios sistemas de software sin sistema operativo, de virtualización o de contenedores que extraen, agrupan y comparten recursos escalables en una red.

Puede diseñar una nube privada usted mismo con los recursos exclusivos o usar una infraestructura de nube predefinida, como OpenStack®.


Nubes privadas gestionadas

Con la nube privada, usted es totalmente responsable de todos los costos en todo momento. Debe encargarse de dotar de personal, gestionar y mantener toda la infraestructura subyacente. Sin embargo, hay proveedores que ofrecen nubes privadas como parte de un servicio de nube privada gestionada.

Este tipo de servicio permite que los clientes creen y usen una nube privada cuya implementación, configuración y gestión están a cargo de un proveedor externo. Con esta opción, las empresas con equipos de TI sin personal suficiente o sin las habilidades necesarias pueden ofrecer mejores servicios de nube privada e infraestructura a los usuarios, sin las complejidades diarias de gestionar una nube privada ellos mismos.

Las infraestructuras de TI sin sistema operativo que utilizan los proveedores de nube también se pueden extraer y vender como infraestructuras como servicio (IaaS), o se pueden transformar en plataformas y venderse como plataformas como servicio (PaaS).

 


¿Cuáles son los beneficios de las nubes privadas?

Las nubes privadas son la solución ideal para los líderes de TI que desean ofrecer recursos empresariales según se soliciten, pero que no pueden (o no quieren) trasladarse a la nube pública. Esto puede deberse a políticas de seguridad, presupuestos, requisitos de cumplimiento o regulaciones, como aquellas que definen a los sectores del cuidado de la salud y los servicios financieros.

Las empresas de estos sectores usan protocolos encriptados y firewalls para asegurar sus sistemas de TI, pero las nubes privadas aportan un nivel extra de seguridad, comparadas con las nubes públicas, ya que el acceso es limitado.

Invertir o no en infraestructura de nube privada también dependerá de las cargas de trabajo a las que se debe dar soporte. Las cargas de trabajo con estado y tradicionales reciben un buen soporte de los productos de virtualización de las empresas. Sin embargo, las cargas de trabajo sin estado y sin conexión directa, que normalmente se encuentran en el desarrollo, la investigación y las telecomunicaciones (en especial en la virtualización de las funciones de red), son más compatibles con las nubes privadas.

Ventajas de la nube privada

Las nubes privadas reducen las instancias de uso insuficiente de la capacidad. Permiten que la empresa configure y reconfigure automáticamente los recursos como lo desee, ya que no se ven limitados a las instalaciones físicas.

Las nubes privadas aportan otros beneficios, entre los que se incluyen los siguientes:

  • Mayor capacidad de infraestructura para manejar grandes demandas informáticas y de almacenamiento
  • Servicios por solicitud mediante el uso de interfaces de usuario de autoservicio y gestión basada en políticas
  • Asignación eficiente de recursos según las necesidades del usuario
  • Aumento de la visibilidad de los recursos en toda la infraestructura

Almacenamiento en la nube privada

Gracias al big data y al Internet de las cosas (IoT), el almacenamiento en la nube privada es un factor muy importante para las empresas, en especial en una era en la que es difícil apreciar el valor de un byte hasta mucho después de su creación. Las nubes privadas utilizan el almacenamiento definido por software (SDS) para archivar y ordenar los datos. Ceph es el proyecto open source que funge como una de las soluciones de almacenamiento definido por software más comunes para las nubes privadas, sobre todo para las que se implementan con OpenStack®. De hecho, Red Hat Ceph Storage se basa en Ceph, un proyecto open source que funciona bien con las nubes porque unifica el almacenamiento de objetos, en bloques y de archivos en un solo grupo de recursos.


Por qué elegir Red Hat

Porque cada nube privada es única, y diseñar una propia puede ser muy costoso. Por eso desarrollamos un conjunto de soluciones que le permiten diseñar una nube privada única, sin importar el lugar en que se encuentre. No importa si ya tiene una infraestructura virtual. Red Hat OpenStack Platform se ejecuta fuera de los recursos virtuales que ya están implementados. ¿Desea ejecutar los contenedores en la nube? Con Red Hat Cloud Suite es posible. Además, puede confiar en nuestro respaldo no solo para llegar a la nube, sino para ser productivo en ella.

Todo lo que necesita para implementar una nube privada

Red Hat Cloud Suite

Combinación de tecnologías de Red Hat totalmente integradas que le permiten diseñar y gestionar una nube privada y abierta.

Red Hat Openstack Platform

Infraestructura de nube que se ejecuta fuera del hardware estándar y le permite implementar las herramientas de nube privada que necesita y en el momento en que las necesita, todo desde un solo lugar.

Hay mucho más que hacer con las nubes privadas

  1. La marca denominativa OpenStack® y el logotipo de OpenStack son marcas de servicio/marcas comerciales registradas o marcas de servicio/marcas comerciales de OpenStack Foundation en Estados Unidos y en otros países, y se utilizan con el permiso de OpenStack Foundation. No estamos afiliados a OpenStack Foundation ni a la comunidad de OpenStack, ni tampoco gozamos de su respaldo ni de su patrocinio.