Buscar

Español

Español

Iniciar sesión

Iniciar sesión/Registrar

Websites

Cloud computing

La nube pública frente a la privada (y la híbrida)

La nube es una opción obvia para las organizaciones modernas que buscan escalar sus capacidades informáticas. Pero menos obvio es el tipo de nube: pública, privada o híbrida. Aquí encontrará una rápida comparación de los beneficios, las desventajas y las consideraciones situacionales de cada entorno de cloud computing.


¿Cuáles son las similitudes entre las nubes?

Todas las nubes extraen y agrupan recursos escalables, y los comparten en una red. Además, todos los tipos de nube habilitan el cloud computing, que consiste en ejecutar cargas de trabajo dentro del sistema. Todas ellas se crean mediante una combinación única de tecnologías, que casi siempre incluye un sistema operativo, algún tipo de plataforma de gestión e interfaces de programación de aplicaciones (API). También es posible agregar el software de virtualización y automatización a todos los tipos de nube para obtener funciones adicionales o mayores niveles de eficiencia.


¿Cuáles son las diferencias?

Antes, la diferencia entre las nubes públicas, privadas e híbridas radicaba en la ubicación y la propiedad, pero ya no es tan simple. Por eso, si bien analizaremos las diferencias a continuación, hay muchos aspectos que se deben tener en cuenta.

Nubes públicas

Las nubes públicas son entornos de nube que suelen crearse a partir de una infraestructura de TI ajena al usuario final. Tradicionalmente, las nubes públicas siempre se ejecutaban fuera de las instalaciones, pero los proveedores de nube pública actuales han comenzado a ofrecer estos servicios en los centros de datos locales de los clientes. Esto ha hecho que la distinción entre la ubicación y la propiedad se vuelva obsoleta.

Todas las nubes se convierten en nubes públicas cuando los entornos se dividen y redistribuyen a varios inquilinos. Las estructuras tarifarias ya no son características necesarias de las nubes públicas, porque algunos proveedores de nube (como Massachusetts Open Cloud) permiten que los inquilinos utilicen sus nubes de forma gratuita. Las infraestructuras de TI sin sistema operativo que utilizan los proveedores de nube pública también se pueden extraer y vender como infraestructuras como servicio (IaaS), o se pueden transformar en plataformas y venderse como plataformas como servicio (PaaS).

Nubes privadas

En términos generales, las nubes privadas son entornos de nube diseñados exclusivamente para un único usuario final, donde el entorno suele ejecutarse detrás del firewall de ese usuario. Todas las nubes se convierten en nubes privadas cuando la infraestructura de TI subyacente se destina a un solo cliente con acceso completamente aislado.

Sin embargo, las nubes privadas ya no necesitan provenir de la infraestructura de TI local. Actualmente, las empresas diseñan nubes privadas en centros de datos alquilados de terceros que se encuentran fuera de las instalaciones, lo cual hace que todas las reglas de ubicación y propiedad queden obsoletas. Esto también ha dado lugar a varios subtipos de nubes privadas, entre los que se incluyen las siguientes:

Nubes privadas gestionadas

Los clientes crean y usan una nube privada que implementa, configura y gestiona un proveedor externo. Las nubes privadas gestionadas son una oferta de nube que permite que las empresas con equipos de TI sin personal suficiente o sin las habilidades necesarias presten mejores servicios de nube privada e infraestructura.

Nubes exclusivas

Una nube dentro de otra nube. Se puede tener una nube exclusiva en una nube pública (p. ej.: Red Hat OpenShift® Dedicated) o en una nube privada. Por ejemplo, un departamento de contabilidad puede tener su propia nube exclusiva dentro de la nube privada de la empresa.

Nubes híbridas

Una nube híbrida es un entorno de TI aparentemente único creado a partir de muchos otros entornos. Las características de las nubes híbridas son complejas, y los requisitos pueden variar, según la persona a la que le pregunte. Por ejemplo, es posible que una nube híbrida tenga que incluir lo siguiente:

  • Al menos una nube privada y una pública
  • Dos o más nubes privadas
  • Dos o más nubes públicas
  • Un entorno virtual o sin sistema operativo conectado a al menos una nube, ya sea pública o privada

Sin embargo, todos los sistemas de TI se convierten en nubes híbridas cuando las aplicaciones pueden trasladarse a varios entornos distintos, pero que aún están conectados, y fuera de ellos. Al menos algunos de esos entornos deben provenir de recursos de TI consolidados que puedan ampliarse, según se requiera. Asimismo, todos esos entornos deben gestionarse como un solo entorno con una plataforma integrada de organización y gestión.


¿Qué nube debe utilizar?

La respuesta depende de su actividad.

  • Las nubes públicas pueden ser las más adecuadas para las cargas de trabajo con demandas de gran volumen o fluctuación.
  • Es probable que las cargas de trabajo con patrones de uso predecibles funcionen mejor en las nubes privadas.
  • En cambio, las nubes híbridas son las más integrales, ya que todas las cargas de trabajo pueden alojarse en cualquier sitio.

¿Cuál es la nube más segura?

Es una pregunta complicada.

  • Normalmente, las nubes públicas están expuestas a una mayor variedad de amenazas de seguridad debido a la arquitectura multiempresa y a los numerosos puntos de acceso. Estas suelen dividir las responsabilidades en materia de seguridad. Por ejemplo, el proveedor puede ser el responsable de la seguridad de la infraestructura, mientras que el inquilino puede estar a cargo de la seguridad de la carga de trabajo.
  • Se cree que las nubes privadas son más seguras porque las cargas de trabajo suelen ejecutarse detrás del firewall del usuario, pero todo depende de cuán sólida sea su propia seguridad.
  • La seguridad de la nube híbrida está compuesta por las mejores características de cada entorno, donde los usuarios y los administradores pueden reducir la exposición de los datos trasladando las cargas de trabajo y los datos entre los entornos, en función de los requisitos de cumplimiento, auditoría, políticas o seguridad.

¿Cuál es la nube más costosa?

Otra pregunta complicada.

  • Por lo general, en una nube pública se paga por lo que se utiliza, aunque con algunas de ellas (como Massachusetts Open Cloud) los inquilinos no pagan nada.
  • La persona que configura una nube privada suele ser responsable de la compra o el alquiler de los recursos y los sistemas de hardware nuevos para aumentar su capacidad.
  • Las nubes híbridas pueden incluir cualquier nube local, externa o de proveedores para crear un entorno personalizado que se adapte a sus requisitos en materia de costos.

¿Qué nube ofrece los mejores recursos?

Eso depende de cómo desee gastar su dinero. ¿Desea incurrir en gastos operativos (OpEx) o de capital (CapEx)? Esta es la típica pregunta para saber si desea escalar los sistemas verticalmente u horizontalmente.

  • Los usuarios de las nubes públicas parecen tener acceso ilimitado a los recursos, pero acceder a ellos suele representar un gasto operativo.
  • Implementar más recursos de nube privada requiere la compra o el alquiler de más sistemas de hardware, lo cual implica un gasto de capital.
  • Las nubes híbridas ofrecen la posibilidad de utilizar los gastos operativos para la escalabilidad horizontal o los gastos de capital para la escalabilidad vertical.

¿Por qué elegir Red Hat?

Porque, si está leyendo esto, probablemente tenga problemas para saber por dónde comenzar. No se preocupe; todos empezamos así. No solo ayudamos a las personas a llegar a la nube, sino también a que sean productivos una vez que estén ahí.

Nuestras tecnologías de open source ofrecen una base sólida para cualquier implementación de nube: pública, privada o híbrida. Le ofrecemos la portabilidad que necesita para tener éxito en cualquier nube a través de un sistema operativo estándar que funciona de manera uniforme en casi todos los entornos, una plataforma de contenedores que empaqueta y traslada las aplicaciones nativas de la nube de una nube a otra y herramientas que lo ayudan a gestionar y automatizar todo.

Cree una nube segura con nosotros

Todo lo que necesita para diseñar e implementar una nube segura, lo que incluye un sistema operativo que integra Security-Enhanced Linux (SELinux) y una plataforma de virtualización que incorpora sVirt.

Plataforma de gestión y operaciones que unifica los entornos de nube híbrida para que en todo momento sepa qué usuarios tienen cuáles privilegios.

Entorno operativo estándar que integra SELinux para que se sienta seguro al momento de ejecutar las cargas de trabajo en todos los entornos.

La marca denominativa de OpenStack® y el logotipo de OpenStack son marcas comerciales registradas/marcas de servicio o marcas comerciales/marcas de servicio de OpenStack Foundation en EE. UU. y en otros países, y se utilizan con permiso de OpenStack Foundation. No estamos afiliados a OpenStack Foundation ni a la comunidad de OpenStack, y tampoco gozamos de su respaldo ni de su patrocinio.